EFEGinebra

El patrimonio global de los millonarios sumó 360 billones de dólares entre mediados de 2018 y mediados de 2019, un aumento interanual del 2,6 %, según el Informe sobre la Riqueza Mundial publicado hoy por el banco suizo Credit Suisse.

El número de millonarios (personas con un patrimonio superior al millón de dólares) aumentó un 2,4 % hasta los 46,8 millones, de los que un 40 % viven en Estados Unidos.

China ocupa el segundo puesto en número de millonarios, con un 10 % del total, seguido de Japón (6 %) y Reino Unido y Alemania (ambos con el 5 %).

El informe, que Credit Suisse elabora desde hace 10 años, refleja también cómo continúa una fuerte desigualdad en un mundo donde el 45 % de la riqueza mundial está en manos del 1 % más rico mientras que la mitad de la población más pobre posee menos del 1 % del patrimonio económico global.

Hay sin embargo, según la entidad financiera suiza, cierta disminución de esa desigualdad: el 90 % menos rico del mundo posee actualmente el 18 % de la riqueza mundial, cuando a principios de este siglo el porcentaje era aún menor, del 11 %.

Con todo, también refleja un aumento de la riqueza media por adulto, de un 1,2 % hasta los 70.850 dólares, aunque casi el 60 % de la población mundial está por debajo de los 10.000.

Suiza, donde se calcula que hay unos 400.000 millonarios, es el país donde ha aumentado más el patrimonio medio por habitante durante el último año (en unos 17.790 dólares), seguido por Estados Unidos (11.980 dólares más), Japón (9.810) y Holanda (9.160).

Ello consolida a los habitantes del país centroeuropeo como la población más rica del planeta, con un patrimonio medio de 564.650 dólares.

Los suizos, analiza el informe, se han beneficiado del fortalecimiento de su moneda, el franco, frente al dólar, y de manera opuesta los australianos se han visto perjudicados por el hundimiento de su moneda y han sido los que más patrimonio han perdido (28.670 dólares de media).

Noruega (con una pérdida medida de 1.250 dólares), Turquía (5.230) y Bélgica (4.330) han sido los otros grandes perjudicados en el último año, de acuerdo con las cifras de Credit Suisse.