EFEBruselas

El presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, descartó este lunes que el Fondo de Recuperación pospandemia acordado por la Unión Europea vaya a retrasarse mucho con respecto al calendario original, que preveía que estuviese en marcha el 1 de enero de 2021, pese al veto de Hungría y Polonia.

"Creo que el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia llegará en el calendario original. Si hay un retraso creo que será pequeño", dijo Donohoe en una rueda de prensa tras la reunión por videoconferencia de ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo.

Este Mecanismo canalizará en torno al 90 % del Fondo de Recuperación europeo dotado con 750.000 millones de euros, cuya aprobación está bloqueada, junto con el presupuesto comunitario para 2021-2027, por el veto de Hungría y Polonia debido a que se oponen a condicionar el acceso al dinero a que se respete el Estado de Derecho.

Esto podría retrasar la entrada en vigor de ambos puesto que, en particular el Fondo, debe ser ratificado a nivel nacional con lo que se alargarían los plazos.

El también ministro de Finanzas irlandés insistió en que el fondo llegará "en general en el calendario que fue indicado" y subrayó que los Estado miembros tienen "amplia capacidad" para responder con medidas nacionales si es necesario en 2021 aprovechando la flexibilidad que ha dado la Comisión Europea para acometer gasto público.

Señaló, sin embargo, que el ministro de finanzas alemán, Olaf Scholz, cuyo país preside este semestre el Consejo de la UE y está liderando las tratativas para desbloquear el acuerdo, informó a sus homólogos de que estas discusiones son "difíciles".

Por otro lado, Donohoe se pronunció sobre el hecho de que ningún Estado miembro haya solicitado aún la línea de crédito para la pandemia de 240.000 millones de euros activada por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate de la eurozona.

Afirmó que lo "fundamental" es que este instrumento está disponible por si los países lo necesitan y que los mercados entienden que se trata de una herramienta que se usaría como "precaución" y, por lo tanto, "no hay un estigma" asociado al hecho de utilizarla.

"El hecho de que esta facilidad ahora mismo no se esté utilizando es un reflejo del éxito de nuestros esfuerzos para lidiar con la covid-19 desde el punto de vista de la financiación", dijo el político irlandés.

Donohoe subrayó además que ahora mismo la deuda soberana que están acumulando los países de la eurozona es "gestionable" y su devolución en los próximos años "asequible", pese al aumento generalizado de los ratios de deuda que provocarán las medidas fiscales adoptadas frente a la pandemia.

"Tenemos total confianza en la capacidad para financiar esta deuda en el futuro", dijo el ministro irlandés, quien argumentó que esto se debe tanto a la gestión de sus homólogos como a que los tipos de interés están "más bajos de lo normal", lo que abarata los costes de la deuda.