EFEMartorell (Barcelona)

Felipe VI ha hecho un llamamiento este viernes a todas las instituciones a actuar unidas para que España sea vanguardia en la fabricación de automóviles limpios, al asegurar que es preciso "grandes dosis de liderazgo y compromiso" para hacer frente a otros competidores.

El rey ha transmitido este mensaje durante su visita, junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la planta de Seat en Martorell (Barcelona) como gesto de apoyo al sector de la automoción, uno de los más castigados por la crisis económica derivada de la pandemia.

"España y todas sus instituciones van a estar ahí. Tenemos condiciones única para liderar la transición hacia la fabricación de vehículos limpios", ha subrayado el jefe del Estado, quien ha rematado: "Nuestro apoyo es y será absoluto".

Para afrontar el reto de avanzar hacia la electrificación de los vehículos, Felipe VI ha señalado que además de los recursos, hará falta "la inteligencia, la audacia y la capacidad de anticipación".

También serán necesarias, ha añadido, "grandes dosis de liderazgo y compromiso" porque "la competencia será muy dura".

"Y no habrá tiempo para desandar lo que no avancemos ahora, ni para recuperar el camino que dejemos sin recorrer, porque los otros lo habrán hecho por nosotros", ha advertido.

La transición hacia el coche del futuro requerirá además, según el monarca, medidas como el despliegue de los puntos de recarga, iniciativas de estímulo a la demanda y una fiscalidad medioambiental adecuada.

El rey ha admitido que la pandemia ha supuesto "un golpe fuerte" para la industria automovilística, que en España representa un 8,5 por ciento del PIB, el 19 por ciento de las exportaciones y da empleo a dos millones de personas.