EFEGuayaquil (Ecuador)

El sector atunero de Ecuador ve una "oportunidad" en la tarjeta amarilla que la UE le ha sacado al país y asegura que trabajará para que se cumplan todas las prescripciones y regulaciones internacionales porque, en definitiva, beneficiarán al país y al gremio.

Amenazado por una advertencia del que es su principal cliente, la industria de la pesca en Ecuador ha mostrado su "absoluto compromiso con el marco jurídico internacional" para resolver unos problemas que se originan en la falta de monitoreo por parte del Gobierno, un problema arrastrado desde hace cuatro años.