EFEMadrid

El sector turístico encara su segunda Semana Santa marcada por el covid-19, en la que, a diferencia del parón total de hace un año, con los ciudadanos confinados en sus casas, habrá algo de actividad, aunque los hoteles no prevén llegar ni siquiera a un 20 % de la facturación que había en 2019 antes de la pandemia.

Tras más de un año de crisis sanitaria y con el proceso de vacunación en marcha, el aumento de contagios sigue obligando a cierres perimetrales en España y, aunque están abiertas las fronteras, hay poco turismo extranjero por las restricciones propias en otros países europeos, una escasa conectividad aérea o la obligación de presentar una prueba PCR negativa al inicio y final del viaje.

Meliá Hotels International había venido registrando, en las últimas semanas, un cambio de tendencia, con reservas al alza, pero las restricciones a la movilidad han causado un incremento de las cancelaciones de Semana Santa.

Ello afecta sobre todo a zonas como Canarias (a excepción de Fuerteventura que resiste gracias al mercado alemán) o Málaga (con muchas anulaciones del cliente nacional), mientras que los hoteles de Benidorm se mantienen por la demanda local.

La mayoría de reservas nuevas realizadas estos últimos días para Semana Santa en Meliá se concentra en un pequeño número de hoteles en Mallorca, Sitges y Fuerteventura, según fuentes de la compañía.

El mercado emisor alemán se ha potenciado sobre todo en el corto plazo ante la reciente permisividad para viajar a destinos españoles como Baleares o la Comunidad Valenciana, tanto que representa hasta el 90 % de las reservas de alguno de los hoteles que la cadena abre en Semana Santa.

Meliá tiene 34 hoteles abiertos en España de un total de 124, a los que espera añadir otros 13 en destinos como Madrid, Comunidad Valenciana, Andalucía, Tenerife o Mallorca.

BALEARES

Esta Semana Santa estarán abiertos en Mallorca 93 hoteles, el 11,2 % del total, frente a los 722 (el 85 %) que lo hicieron en 2019.

Aunque Baleares decretará finalmente el cierre perimetral, los extranjeros podrán seguir viajando al archipiélago y también se permitirán los desplazamientos entre islas.

De momento, tampoco parece que el cierre de Alemania declarado ayer por su Gobierno impedirá a que sus ciudadanos viajen a las islas, aunque a aquellos que lo hagan se les exigirá una prueba PCR negativa a la vuelta a su país.

Pese al repunte de la demanda alemana, la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (Fehm) explica que, al contrario que en campañas previas al covid-19, la Semana Santa "no será el arranque de la temporada turística porque la mayoría de las reservas se ciñen a los días festivos y apenas hay contrataciones para las semanas siguientes".

CANARIAS

En cambio, en Canarias, se espera que el turismo extranjero sea mínimo, después de que el Gobierno germano confirmara al archipiélago entre los destinos a los que desaconseja viajar.

Las aerolíneas que operan en las islas han programado 174.456 plazas para Semana Santa, un 33 % de la capacidad de 2019, de las que 92.114 serán con el extranjero, un 76,3 % menos que antes de la pandemia, y 82.342 con la península, un 41 % inferior.

Al final, también Canarias se ha cerrado al resto de España, pero, a diferencia de Baleares, el turismo interior estará muy condicionado, dado que Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife han pasado al nivel 3 de alerta (semáforo rojo), con lo que, entre otras restricciones, se prohíben los desplazamientos fuera de la isla de residencia.

ANDALUCÍA

En Andalucía la previsión es de una ocupación turística cercana al 20 %, con una situación algo mejor en las zonas del interior.

Según los datos aportados a Efe por la Consejería de Turismo, el mercado internacional está recuperando el interés en los viajes a Andalucía, siendo Bélgica, Francia y Reino Unido los que más reservas están generando.

Se registra un crecimiento en disponibilidad de asientos aéreos con destino a esta comunidad del 206 % sobre la Semana Santa de 2020.

En proporción, los incrementos más destacados provienen de Holanda, países nórdicos y Alemania, aunque todos los mercados tradicionales están experimentando aumentos considerables en búsquedas y reservas de vuelos, con lo que ese flujo de llegadas del exterior estaría garantizado, según la Junta de Andalucía.

Sin embargo, la mayoría de los hoteles andaluces dan ya por perdida la Semana Santa, debido al cierre perimetral de las provincias y la mayoría de los de la Costa del Sol no tienen intención de abrir.

CATALUÑA

También los hoteleros de Barcelona dan por perdida la Semana Santa y la ciudad seguramente continuará solo con el 25 % de sus establecimientos abiertos (unos 110), ya que el confinamiento autonómico, la ausencia de turistas internacionales y la lentitud en el proceso de vacunación no auguran buenas expectativas.

Los destinos preferidos por los catalanes serán las casas rurales, la playa y el Pirineo, donde Baqueira Beret ofrecerá hasta 90 kilómetros de superficie esquiable, con 68 pistas abiertas y 22 remontes en Semana Santa, tras la cual la estación dará por terminada la temporada el próximo 5 de abril.