EFEMadrid

Las cuentas de la Seguridad Social presentaban a 30 de abril un saldo positivo de 96,37 millones de euros, lo que supone un descenso del 90,9 % respecto a los 1.060,86 millones del mismo periodo de 2020.

El superávit es el resultado de la diferencia entre unos derechos reconocidos (ingresos) que crecieron el 4,85 % interanual, hasta 52.977,41 millones, y unas obligaciones reconocidas (gastos) que aumentaron el 6,9 % interanual, hasta 52.881,04 millones, de acuerdo con los datos publicados este lunes por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Las cotizaciones sociales ascendieron a 42.751,42 millones, lo que supone un incremento del 3,01 % respecto a los ingresos del mismo periodo del ejercicio de 2020.

Las cuentas de la Seguridad Social continúan reflejando el impacto de la emergencia sanitaria provocada por la covid-19, lo que se evidencia en el incremento interanual del 14,31 % de los ingresos por cotizaciones de desempleados, mientras que la cotización de ocupados creció un 2,2 %.

Los ingresos por las cotizaciones de los ocupados se vieron afectados por distintas medidas como las exoneraciones de cuotas de los trabajadores de empresas acogidas a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que han supuesto ingresar 648,2 millones menos.

Por el lado de los gastos, las prestaciones económicas a familias e instituciones alcanzaron 49.496,23 millones, cifra que representa el 93,6 % del gasto total del sistema.

La mayor partida, 45.591,05 millones, correspondió a pensiones y prestaciones contributivas, con un aumento de un 5,89 % interanual.

El gasto en subsidios de incapacidad temporal aumentó un 28,06 %, hasta alcanzar 4.144,55 millones, de los que 670,37 millones se destinaron a los procesos derivados del covid-19.