EFEMadrid

El tren aspira a incrementar su participación en el transporte de mercancías en Europa del 18 % actual hasta el 30 % en 2030, con lo que se evitaría un millón de camiones adicionales en la carretera y se generaría una ganancia de 100.000 millones de euros, debido a menores coste externos.

Para alcanzar ese objetivo, la alianza Rail Freight Forward (RFF), de la que forma parte Renfe Mercancías y empresas como Transfesa Logistics o Captrain España, ha lanzado la campaña del Tren de Noé para llamar la atención de la sociedad sobre la urgente necesidad de modificar la cuota modal de transporte.

El Tren Noé ha sido presentado este jueves en Madrid, donde se podrá visitar hasta el próximo 10 de septiembre en jornadas de puertas abiertas en la estación de Príncipe Pío, para después ser trasladado a Barcelona.

El tren inició su recorrido en la Cumbre del Clima COP 24 celebrada en la ciudad polaca de Katowice y está formado por 12 vagones pintados con motivos de animales, dos de ellos aportados por España, y tiene una longitud de 200 metros.

El tren concluirá su recorrido el próximo otoño, cuando RFF envíe un contenedor a Chile, donde se celebrará la próxima conferencia de la ONU sobre el clima.

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, ha señalado, en el acto de presentación del tren, que se trata de una iniciativa que es "un pequeño paso, pero de esos que son imprescindibles", teniendo en cuenta que, en España, la cuota del transporte ferroviario de mercancías es apenas del 4 % y a diario circulan por las carreteras del país 5.000 camiones.

El transporte general de mercancías se incrementará en un 30 % en la próxima década y, si el tren lograse aumentar su cuota hasta el 30 %, se evitaría la emisión de 290 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y 45.000 muertes prematuras en accidentes de tráfico, ya que el ferrocarril ocasiona 85 veces menos siniestros que la carretera, ha apuntado el consejero delegado de Transfesa, Bernd Hullerum.

El presidente de Captrain España, Miquel Llevat, ha explicado que, pese a que el transporte de mercancías por tren lleva diez años liberalizado, no ha logrado incrementar su cuota porque para las empresas del sector "es un negocio que no es suficientemente negocio", al tener, entre otros, un problema de costes.

A su juicio, "sólo los negocios que de verdad lo son pueden crecer y desarrollarse" y, para que el sistema del transporte ferroviario de mercancías lo sea y atraiga a más inversores, debe ser "estable, previsible y con visibilidad a largo plazo", ha agregado el presidente de esta filial de la operadora francesa SNCF.