EFEBruselas

La Comisión Europea y el Parlamento Europeo celebraron este miércoles que el Tribunal Constitucional (TC) alemán haya rechazado los recursos contra el fondo de recuperación europeo y haya dado luz verde para su ratificación en el país, paso imprescindible para que pueda empezar a funcionar.

"Saludo la decisión del Tribunal Constitucional. La UE mantiene el curso de su recuperación económica tras esta pandemia sin precedentes", dijo en Twitter la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, nada más conocerse la decisión judicial.

El vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis, consideró en una rueda de prensa que la decisión del TC alemán es una "buena noticia" porque "refuerza la confianza" en que el proceso de ratificación haya finalizado en todos los Estados miembros de la Unión Europea para finales de junio, "lo que permitirá que los fondos empiecen a fluir en julio, por supuesto, sujeto a la aprobación de los planes" nacionales por parte de la Comisión y el Consejo (los Estados miembros).

También el jefe de la Eurocámara, David Sassoli, celebró que tras el veredicto "el camino está despejado para que Alemania finalice la ratificación para financiar el fondo de recuperación de la UE".

"Cuanto antes completen la ratificación los Estados miembros que faltan, antes podremos reconstruir tras esta pandemia", dijo.

De momento solo 17 de los 27 Estados de la UE, incluida España, han ratificado la llamada decisión de recursos propios, la legislación que permitirá a la Comisión Europea emitir deuda en los mercados con el respaldo de los márgenes del presupuesto europeo para financiar el fondo de recuperación.

Entre los diez que faltaban -Alemania, Austria, Hungría, Polonia, Países Bajos, Lituania, Estonia, Finlandia, Rumanía e Irlanda- preocupaba sobre todo la situación en Berlín y que el veredicto de la corte pudiese retrasar la ratificación.

El fondo contará con 800.000 millones de euros que se desembolsarán en forma de transferencias directas y préstamos a los países europeos, sobre todo a los más afectados por la pandemia. España será la segunda beneficiaria con unos 140.000 millones de euros.

La Comisión Europea prevé tener todo listo para acudir a los mercados el 1 de junio y, si para ese mes todos los países han ratificado la legislación, iniciar las emisiones en julio.

El Ejecutivo comunitario puede empezar las emisiones el primer día del mes siguiente a que entre en vigor la legislación, con lo que si la ratificación se acelerase y los 27 hubiesen cumplido en mayo, en teoría sería posible captar fondos ya en junio.

De momento, según el calendario previsto, Bruselas espera poder realizar los primeros desembolsos de ayudas a los países en julio, para lo que es necesario que sus planes de recuperación nacionales hayan sido aprobados antes.

De momento ningún país ha enviado formalmente su plan a Bruselas, aunque la Comisión espera recibir la mayoría antes de finales de abril o en las primeras semanas de mayo.