EFERoma

El sector del turismo de Italia, que contribuyen en un 13 % al producto interior bruto (PIB) nacional, pidió hoy más ayudas directas para superar la crisis del coronavirus y cierta relajación en las prohibiciones para atraer a visitantes este verano y competir con países como España.

El presidente de la asociación de hoteleros del país Federalberghi, Bernabò Bocca, que fue este sábado relegido en su cargo en asamblea, dijo en su intervención que 2.400 millones de euros destinados al turismo y previstos en el Plan de Recuperación para Italia "son escasos e insuficientes" y los objetivos no están claros.

Defendió que se vacune cuanto antes a los trabajadores del turismo, "más expuestos al contacto con el público", y que las regiones garanticen la inoculación de las segundas dosis a los italianos para que puedan moverse por el país y organizar sus vacaciones.

El presidente regional de Liguria (norte), Giovanni Toti, ya dijo el viernes que el turismo para la zona es fundamental y que por eso las autoridades sanitarias locales vacunarán a los viajeros con segundas residencias.

El presidente de Federalberghi recordó que el 2020 ya penalizó enormemente al sector por los cierres para frenar el virus y que el 2021 no ha empezado mucho mejor, pues las pernoctaciones disminuyeron entre enero y abril un 85,6 % respecto al mismo periodo de 2019.

Finalmente, solicitó que se alargue el sistema de retribución por suspensión o reducción temporal de contratos, llamado en Italia Caja de Integración, pues cuando estos terminen "la hemorragia se convertirá en un tsunami": "El sector del turismo da trabajo a 1,3 millones de personas y en 2020 el número de jornadas retribuidas se redujo a 38 %, 200.000 empleos temporales y 150.000 indefinidos se derritieron como nieve al sol", pero este mecanismo limitó los daños, apuntó.

La asociación agrícola Coldiretti también celebró este sábado que desde mañana Italia levante la cuarentena para ciudadanos de la Unión Europea y del espacio Schengen, una medida que afecta a "28 millones de ciudadanos" que, antes de la pandemia y según datos del Banco de Italia, "generó una facturación en verano de 2019 de 11.500 millones de euros en alojamiento, comida, transporte, entretenimiento y compras".

"Es una señal positiva después de que las llegadas del verano pasado de estos países cayeran en un 43 %. Esta iniciativa se suma a la experimentación de vuelos 'libres de covid' para turistas de Estados Unidos, Canadá, Japón y Emiratos Árabes ".

No obstante, la asociación consideró crucial que se siga avanzando en la campaña de vacunación y que se relaje "el toque de queda y se reabran las actividades de restauración en interiores, especialmente tras el levantamiento del estado de emergencia en España, principal competidor de Italia entre los destinos turísticos".

El ministro italiano de Turismo, Massimo Garavaglia, anunció que el Gobierno italiano aprobará próximamente nuevas desgravaciones fiscales temporales para facilitar la recuperación de las empresas del sector.