EFEBruselas

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) no han logrado todavía cerrar un acuerdo sobre la respuesta económica a la crisis del coronavirus debido al plante de España e Italia, que reclaman medidas económicas más decididas y han pedido a sus socios elaborar una respuesta conjunta en diez días.

Tras más de cinco horas de una cumbre por videoconferencia, los líderes comunitarios están intentando pactar un nuevo texto de acuerdo que dé cabida a las demandas de Madrid y Roma, según confirmaron a Efe fuentes comunitarias.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anunció durante el transcurso de la cumbre que ha pedido a sus homólogos que decidan en los próximos diez días una respuesta conjunta para combatir la crisis y propuesto, junto al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, la creación de un grupo de trabajo compuesto por los presidentes de las principales instituciones comunitarias.

Según explicaron fuentes del Gobierno italiano, Conte consideró fundamental que la UE se tome los próximos diez días para "encontrar una solución adecuada a la grave emergencia que están experimentando todos los países" del continente.

El debate durante la cumbre giró en torno a la necesidad de movilizar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate europeo, o de emitir "coronabonos", un instrumento de deuda conjunta de la UE, para financiar la lucha contra la pandemia.

Tanto España como Italia se cuentan entre los nueve países que ayer reclamaron la utilización de deuda mutualizada ante una crisis que afecta a todos por igual y ha sido provocada por causas externas.

Conte y Sánchez reclamaron a sus socios la creación de una especie de grupo de trabajo compuesto por los presidentes de la Comisión Europea, del Consejo Europeo, del Parlamento Europeo, del Banco Central Europeo y del Eurogrupo.

"Las consecuencias de coronavirus no deberían abordarse en los próximos meses, sino mañana por la mañana", ha dicho Conte en la videoconferencia con el resto de líderes europeos, según fuentes gubernamentales italianas.