EFEMadrid

En mayo llegaron a España solo 43.694 pasajeros procedentes de aeropuertos internacionales, un 99,5 % menos que en ese mes del año pasado, con lo que suman tres meses consecutivos de impacto del parón de actividad derivado de la lucha contra la pandemia del coronavirus.

Los datos publicados este viernes por Turespaña reflejan que el 9,8 % vino en compañías de bajo coste (CBC), un 99,9 % menos que en mayo del año pasado, y los que lo hicieron en aerolíneas tradicionales (el 90,2 %) cayeron un 98,9 %.

Turespaña considera pasajeros de vuelos internacionales tanto a los residentes como a los no residentes, por lo que incluye todas las llegadas, la mayoría de las cuales son repatriaciones o viajes para atender circunstancias esenciales.

Mientras, el Instituto Nacional de Estadística (INE) contabiliza turistas internacionales en Frontur, y publicará los datos de mayo el próximo 2 de julio, pero, previsiblemente, dado el cierre de fronteras, volverá a mostrar ceros en todas las rúbricas como ya ocurrió en abril.

Según la nota de CBC de Turespaña, entre enero y mayo España recibió 13,3 millones de pasajeros internacionales, el 61,2 % menos que en ese periodo de 2019, con caídas del 63,5 % en CBC y de 58,1 % en compañías tradicionales.

El 74,8 % del flujo aéreo procedía de la Unión Europea (UE), un 63 % menos que en los cinco primeros meses del año pasado y el del resto del mundo (que representa el 25,2 % del total) cayó un 54,7 %.

Todos los principales mercados emisores cayeron en mayo: la mayoría procedían de Alemania, Reino Unido, Francia y los Países Bajos y tuvieron como destino, sobre todo, Madrid y Cataluña, que concentran el 91,3 % de las llegadas.

Sin embargo, en CBC los flujos de entradas más altos se dieron en Cataluña y Baleares (el 68,8 % de todos los que llegaron en compañías de bajo coste.