EFEMadrid

Enagás, que el año pasado ganó 422,6 millones de euros, un 4,5 % menos que un año antes, prevé ganar en 2020 un 4,1 % más y alcanzar los 440 millones de euros, con un crecimiento del dividendo del 5 % en 2020, del 1 % en 2021, 2022 y 2023, y mantenerlo en 1,74 euros por acción entre 2024 y 2026.

La compañía ha publicado este martes en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sus cuentas anuales de 2019, en que la demanda de gas en España se incrementó un 14 %, gracias, entre otras cuestiones, a la utilización de los ciclos combinados para producir electricidad, pasando a cubrir el hueco térmico dejado por el carbón.

Los ingresos de Enagás cayeron el 11,87 % (1.182,8 millones), lastrados por la facturación no recurrente de 12 millones de euros contabilizada en 2018, y el resultado bruto de explotación (ebitda) bajó el 4,15 %, hasta 1.116,4 millones, según las cuentas de Enagás, que siguen reflejando el impacto de la incorporación de la regasificadora chilena GNL Quintero.

De esta manera, en cifras pro-forma, el ebitda mejoró el 5,4 % y se situó en 994,8 millones, en tanto que los ingresos bajan un 1,5 %, hasta 1.151,1 millones.

El beneficio de Enagás en 2019 superó el objetivo del año, 417 millones, y repartirá un dividendo con cargo al año pasado de 1,6 euros, un 5 % más.

El gestor y transportista del sistema gasista español protagonizó en 2019 la que ha sido su gran operación corporativa al elevar su peso en la estadounidense Tallgrass Energy al 30 %, en una operación por la que desembolsó 836 millones.

Enagás ha presentado también este martes la actualización de sus previsiones estratégicas para el periodo 2020-2026, en el que prevé mantener una sólida generación de caja, con unos 5.378 millones de euros, gracias, entre otras cuestiones, a la estabilidad del marco regulatorio.

De este flujo, destinará a dividendos 3.138 millones de euros, lo que supone que el flujo de caja discrecional será de 1.190 millones al finalizar 2026, cantidad que podría elevarse en 459 en el caso de una resolución favorable del arbitraje con Perú.

Con esa generación de caja, la compañía tendría entre 1.000 y 1.500 millones de euros para realizar inversiones, ha explicado en rueda de prensa el presidente de Enagás, Antonio Llardén, que confía en que en los seis años del periodo 2020-2026 puedan encontrar "oportunidades de inversión nuevas interesantes".

Enagás, que el año pasado creó una filial dedicada a gases renovables, Enagás Renovables, prevé destinar hasta 2026 en torno a 300 millones de euros al desarrollo de proyectos de hidrógeno, biogás y biometano entre este año y 2026.

La compañía se ha comprometido, además, a ser neutra en emisiones de carbono en 2050, para lo cual Enagás, que ya redujo su huella en el periodo 2014-2018 un 47 % (casi la mitad de sus emisiones) se ha marcado una hoja de ruta por la que en 2030 pretende reducirlas un 25 % sobre las actuales, un 61 % sobre las que hay en el citado año para llegar a las cero emisiones en 2050.

Enagás no prevé que este proceso de descarbonización tenga impacto en sus cuentas, como les ha ocurrido a otras compañías, pues, según Llardén, la transición energética va a conllevar un mayor uso de gas natural y de las infraestructuras gasistas, y también en el futuro para transportar gases renovables e hidrógeno.

Otra de las cuestiones destacadas en 2019 ha sido el proceso para la determinación de la nueva retribución del transportista de gas del sistema español (función que ejerce la compañía) para el periodo 2021-2026

Tras las alegaciones de la compañía, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) envió al Consejo de Estado la circular sobre retribución al transporte y regasificación de gas natural, en el que rebajaba a la mitad el recorte que suponía su propuesta inicial, que representaba una reducción del 21,8 % respecto a la actual y que ahora pasa a ser de un 10,54 %.

Según la circular, la retribución en el sexenio para Enagás será de 5.920 millones de euros y Llardén ha dicho que no la recurrirán, al considerar que no existe base jurídica.

También ha señalado que esperan una resolución favorable para finales de 2022 en el arbitraje que emprendieron para recuperar su inversión en el Gasoducto Peruano del Sur (GSP), después de que el Ejecutivo peruano rescindiera la concesión al consorcio en el que estaba la empresa española, reclamación que Enagás valora en casi 500 millones de euros.