EFEMadrid

El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha avanzado este lunes que las bajas laborales ya están "empezando a declinar" tras los picos alcanzados por los contagios por la variante ómicron.

En rueda de prensa para presentar el avance de datos de afiliación de enero, Escrivá ha reconocido que, aunque los datos de incapacidades temporales no se actualizan de una forma tan ágil como otros sí que se perciben descensos en un conjunto amplio de sectores y en muchas comunidades autónomas.

"Estamos por detrás de los máximos de forma generalizada", ha apuntado Escrivá.

Según datos del Ministerio de Inclusión, el número de bajas laborales iniciadas en el mes de diciembre se disparó hasta superar los 240.000 procesos (hasta el 23 de diciembre), más del triple que en noviembre, cuando se contabilizaron 75.800 tramitaciones.

UN NUEVO AVANCE DEL EMPLEO ENERO CON 66.000 AFILIADOS MÁS

El ministro ha avanzado asimismo que el empleo volverá a crecer en enero con un crecimiento estimado de 66.000 afiliados en cifras desestacionalizadas, mejorando niveles previos a la pandemia, y ha enfatizado que la nueva ola de la pandemia no ha supuesto que vayan más trabajadores a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

De hecho, ha detallado, las cifras de afectados por estos expedientes ha seguido a la baja hasta los 100.761 trabajadores en el caso de los ERTE asociados a la pandemia a 13 de enero, un 26 % menos que a 31 de octubre, antes de la entrada en vigor del nuevo esquema.

Más acusado ha sido el descenso en los ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP) que se han reducido un 70 % al pasar de 28.805 afectados a cierre de octubre a 8.398 a 13 de enero.

Este descenso, detalla Inclusión, viene fundamentalmente en la fabricación de vehículos de motor, "mostrando una mejora en las cadenas de suministro".

"A diferencia de las olas previas a la vacunación, el aumento de la incidencia no implica un aumento del número de trabajadores suspendidos", ha destacado.

El mercado, ha añadido, cuenta con 429.000 afiliados más que antes de la pandemia, una cifra que baja a 297.000 una vez ajustados por ERTE y prestaciones extraordinarias de autónomos.

Una mejoras que se reflejan en las cotizaciones sociales con un alza de cerca del 8 % en 2021, por encima de lo previsto, y un 4,3 % por encima del nivel de 2019.

En términos de porcentaje del PIB, ha añadido, se trata de máximos históricos, al alcanzar el 10,8 %.