EFEBruselas

El acuerdo del Consejo Europeo que permite la denominada "excepción ibérica" en el mercado de la electricidad cubre los objetivos que se había planteado el Gobierno español, que baraja que en menos de un mes puedan notarse sus efectos en una rebaja de la factura de la luz.

Así lo aseguró el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, en conferencia de prensa conjunta al término de la cumbre con el primer ministro de Portugal, António Costa, para simbolizar la unidad de criterio de los dos países en sus demandas a la UE para buscar soluciones que permitan rebajar el precio de la electricidad.

Pese a que el debate fue intenso y Sánchez llegó a levantarse de la mesa por filtraciones periodísticas que apuntaban que estaba dispuesto a vetar las conclusiones de la cumbre, los Veintisiete fueron capaces de aprobar lo que habían propuesto España y Portugal.

Después de que en su gira por varios países europeos constatara la imposibilidad de acordar de forma inmediata algunas propuestas que venia defendiendo, el jefe del Ejecutivo español, junto a Costa, reclamó al resto de socios herramientas particulares para sus dos países por su condición de "isla energética".

En concreto, a principios de la próxima semana presentarán ya a la Comisión Europea su propuesta para poner un precio máximo a las centrales de ciclo combinado, que transforman la energía térmica del gas natural en electricidad.

La Comisión se ha comprometido a tramitarla de forma urgente, y según explicó Sánchez en una conversación posterior con los periodistas, prevé que en menos de un mes los consumidores, empresas e industrias noten ya la rebaja del precio de la electricidad en la factura de la luz.

PRECIO TOPE

La propuesta de precio tope del gas será lógicamente la misma para los dos países ya que comparten interconexiones, aunque el presidente del Gobierno no quiso detallar cuál será ese precio máximo que planteen.

Sánchez recalcó que se trata de una medida "excepcional, temporal, que no supone subvencionar al gas, no distorsiona los incentivos marcados desde Europa a las energías renovables ni tampoco los flujos de electricidad entre los países".

"En definitiva, una medida que no distorsiona el mercado europeo de la electricidad, que no supone riesgo alguno para el cumplimiento de los objetivos de transición energética y de seguridad de suministro de la UE y que va a permitir a los dos gobiernos rebajar los precios de la energía", añadió.

Por eso insistió en que el acuerdo "cubre las expectativas" y se podrá poner un precio de referencia al gas que produce la electricidad.

La compensación que conllevará no especificó de dónde procederá, pero sí aseguró que no será de ayudas públicas a las empresas gasísticas.

El presidente del Gobierno dijo que hay que seguir avanzando para adoptar a medio y largo plazo más medidas que permitan continuar bajando los precios de la electricidad, como la compra conjunta de gas y la reforma del mercado energético.

SIN VETOS

Sánchez no quiso entrar en los detalles del debate que hubo en el seno de la reunión ante la propuesta hispano-portuguesa y las reticencias de países como Alemania y Holanda y se limitó a señalar: "Lo que pasa en el Consejo, se queda en el Consejo".

Pero sí negó que en algún momento se hubiera planteado vetar las conclusiones de la cumbre.

Si el presidente del Gobierno subrayó que los Veintisiete habían estado a la altura del desafío, el primer ministro portugués resaltó también la relevancia del acuerdo para reducir los precios de la electricidad y el hecho de que se haya logrado en un plazo muy corto.

A su juicio, el tratamiento específico para España y Portugal era necesario y ahora se tramitará "tan rápido como sea preciso" para que se note cuanto antes la rebaja del precio de la luz.

Pero de cara al futuro hizo hincapié en la necesidad de avanzar en lo que calificó como "un problema pendiente", las interconexiones de la Península con el resto de Europa

Sánchez tuvo también palabras de solidaridad para el pueblo ucraniano por la invasión que están sufriendo por parte de Rusia y cuyas consecuencias subrayó que afectan a los precios de la energía.

A su juicio, otro aspecto trascendental de la cumbre de Bruselas fue el mensaje de unidad de los líderes europeos en apoyo de Ucrania y para seguir dando "duro y donde duele al régimen" del presidente ruso, Vladimir Putin".

José Miguel Blanco