EFEParís

España es uno de los países de la OCDE donde más se ha encarecido la energía en los últimos meses, y eso tiene un peso mucho más marcado en el repunte de la inflación, que en cualquier caso se ha mantenido hasta ahora por debajo de la media.

La subida interanual de la energía en España alcanzó el 20,7 % en julio, una cifra que solo superaba Estados Unidos (21,3 %), Finlandia (23,8 %) y, sobre todo Noruega (50,4 %), según las cifras publicadas este jueves por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Ese incremento fue muy superior al de la media de la organización (17,4 %), y también al de otros de los principales socios económicos en Europa como son Alemania (11,6 %), Francia (12,5 %), Reino Unido (9,5 %) e incluso Italia (18,7 %).

La inflación interanual en España en julio ascendió al 2,9 %, netamente por encima del 2,2 % de la zona euro, pero se quedó muy por debajo del 4,4 % del conjunto de la OCDE, donde eso supuso un incremento de dos décimas respecto al mes de junio.

También se quedó muy por debajo de la de Estados Unidos, una de las más elevadas con un 5,4 %, que solo superaban México (5,8 %) y Turquía (19 %).

Lo peculiar del caso español en un momento en que la factura de la electricidad se ha convertido en un asunto de enfrentamiento político es que, si se excluyen los elementos más volátiles que son la energía y los alimentos (que subieron un 1,7 % en doce meses hasta julio), la inflación subyacente fue una de las más bajas, del 0,4 %.

En el conjunto de la OCDE, la inflación subyacente fue del 3,1 %, y del 0,7 % en la zona euro.