EFEBruselas

España lidera una iniciativa que se pondrá en marcha a mediados de julio para ayudar a Ucrania a exportar el cereal que permanece bloqueado en el país a consecuencia de la invasión de Rusia.

La propuesta, que cuenta con colaboración público-privada y en la que cooperan Francia, Polonia y Luxemburgo, fue presentada este viernes al resto de líderes europeos por el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Sánchez explicó los detalles del proyecto en la reunión del Consejo Europeo y, en una rueda de prensa al término de la cumbre, destacó el simbolismo de esta iniciativa, con la que se pretende sacar de Ucrania en los tres próximos meses unas 8.000 toneladas de grano.

Según diversos cálculos, son unos 20 millones de toneladas de grano las que permanecen bloqueadas en Ucrania, y la Comisión Europea hizo una llamada a los socios comunitarios para que intentaran colaborar en la solución de este problema.

Sánchez impulsó la búsqueda de alternativas, y tras barajar diversas opciones, España decidió impulsar un proyecto solidario que comenzará el próximo 15 de julio y consistente en que los trenes de Ucrania transportarán el grano hasta la frontera con Polonia y allí se trasladará la carga a otros trenes con destino a puertos españoles del Mediterráneo en un trayecto que durará unos seis días.

Los trenes circularán por una autopista ferroviaria hasta los silos ubicados en puertos como los de Barcelona, Tarragona o Cartagena.

El grano sigue perteneciendo en todo momento a Ucrania, pero se almacena en España a la espera de que las autoridades ucranianas decidan a qué países lo exportan.

En julio se prevé que salgan ya de Ucrania mediante esta vía unos 600 toneladas, y la intención es que en septiembre se llegue a las 8.000. Después, en función de las necesidades y de la evolución del conflicto en Ucrania, se podría ir escalando la salida de grano.

"No podemos quedarnos sentados esperando a ver qué sucede en el mar Negro", ha subrayado Sánchez para justificar soluciones alternativas al bloqueo de la salida de cereal ucraniano por barco.

Además, advirtió de la campaña de desinformación por parte de Rusia sobre los problemas alimentarios que achaca a las sanciones que se le imponen, ya que recordó que éstas no afectan a las exportaciones de alimentos ni ucranianos ni rusos.

CANDIDATURA DE UCRANIA

La concesión a Ucrania y Moldavia del estatus de países candidatos a la UE fue uno de los principales asuntos abordados en el Consejo Europeo, y Sánchez consideró que se trata de una decisión "histórica" que demuestra el compromiso y la solidaridad de los socios comunitarios con ambos países y con Georgia, a la que no se concedió todavía la misma condición a la espera de algunas reformas.

Esta decisión, dijo que vuelve a poner sobre la mesa la cuestión de la ampliación de la UE a otros países, como los de los Balcanes Occidentales.

En ese contexto, respaldó que se conceda el estatus de candidato a Bosnia-Herzegovina.

Durante la reunión que los líderes europeos y de los Balcanes Occidentales mantuvieron el jueves en Bruselas antes de la cumbre de la UE se abordó la exención de visado para los kosovares que viajen a territorio comunitario.

Preguntado por la actitud ante ello de España (que no reconoce a Kosovo como país), Sánchez dijo que tendrá una posición "constructiva".

"Nos abrimos a que se pueda aprobar esa excepción de los visados para Kosovo", recalcó.

REFORMA ENERGÉTICA

En el debate sobre la inflación, Sánchez volvió a reclamar al resto de líderes europeos que se impulsen más medidas para hacer frente al alza de los precios de la energía.

Para ello, insistió en la necesidad de reformar el mercado energético comunitario y desacoplar el precio del gas del de la electricidad.

También abogó por poner un tope al precio del gas en toda la UE, al igual que se ha hecho ya en España y Portugal, una medida que aseguró que ya está teniendo efectos en la rebaja del precio de la factura eléctrica.

Durante el Consejo Europeo, Sánchez conversó con diversos líderes sobre la cumbre de la OTAN que se celebrará la próxima semana en Madrid.

Ese fue el principal asunto que abordó en una reunión bilateral con la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, tras la que resaltó la importancia de que la reunión de la Alianza lance "un fuerte mensaje de unidad".