EFEBruselas

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha reclamado a sus socios de la UE que acudan a la próxima negociación presupuestaria con "más ambición" y sin "estigmatizar" la Política Agraria Común o la de cohesión, que tanto han hecho por "fortalecer" el mercado que une a los Veintisiete.

Tras el fracaso del primer intento de acuerdo para el marco financiero plurianual 2021-2027 después de dos días de Consejo Europeo extraordinario, Sánchez no ha ocultado su decepción por este desenlace.

Y ha criticado que ninguna de las propuestas que se han puesto sobre la mesa -desde la primera por parte de la Comisión en 2018 hasta el último borrador elaborado en las últimas horas- es suficiente para España, por entender que no atiende ni a las "urgencias" ni a la "hoja de ruta" que se han marcado las propias instituciones europeas.

En este sentido ha dicho que los Veintisiete deberían escuchar al Parlamento y a la Comisión -con su estrategia y las políticas que quiere poner en marcha en los próximos años- y ver las cifras que se necesitan porque son estos dos organismos los que conocen los programas y las necesidades de la UE.

"Nosotros siempre hemos defendido que se pueden hacer las cosas mejor, lo que no podemos hacer es muchas cosas con menos recursos", ha lamentado el presidente español, quien ha recordado las distintas propuestas que se han ido presentando y ha criticado que en cada una de ellas el presupuesto se fuera reduciendo.

Pero además, ha sido muy crítico con quienes pretenden "estigmatizar" las denominadas políticas tradicionales -la PAC y los fondos de cohesión- que son precisamente los dos capítulos centrales que defiende España en este presupuesto.

Ha considerado así que en este Consejo se ha pretendido plantear una disyuntiva "bastante engañosa y tramposa" sobre "políticas buenas y malas" como su "lo bueno es lo nuevo y lo malo es lo antiguo", cuando precisamente la PAC y la cohesión han demostrado ser políticas "cercanas a los ciudadanos y que fortalecen mercado común".

Y son precisamente los países que más contribuyen "los que más se benefician del buen funcionamiento del mercado único", ha dicho Sánchez mostrando un gráfico con datos al respecto.

En su comparecencia, el presidente español ha insistido en que "sin duda alguna" hay margen de maniobra para mejorar el presupuesto y por eso seguirá apostando España.

Y también ha recalcado que continuará batallando para que la Política Agraria Común y la de cohesión tengan una "financiación debida y justa".

"Estamos hablando de justicia, y no hay nada más justo que la cohesión, porque supone igualdad, viva cada uno donde viva", ha señalado".

Antes de que se diera por finalizado el Consejo Europeo, fuentes del Ejecutivo español advertían de que era "muy insuficiente" la última propuesta para el presupuesto.

Y lamentaban el protagonismo "excesivo" que han tenido en esta reunión los países autodenominados frugales -Austria, Holanda, Suecia y Dinamarca-, que no se corresponde, subrayaban con su peso económico y de población en la Unión.

Moncloa aseguraba que Sánchez ha tenido estos dos días un papel importante en las negociaciones y ha actuado junto al primer ministro portugués, Antonio Costa, de portavoz no oficial de los países "amigos de la cohesión".

Sin embargo, España no estará entre los tres países -Portugal, Italia y Rumanía- que según ha explicado el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, elaborarán una contapropuesta presupuestaria en los próximos días que recogería las demandas de los países alineados con Sánchez.

En la comparecencia de prensa, Pedro Sánchez insistía por otro lado en criticar que los países más fuertes quieran mantener el sistema de devoluciones que se otorga a los contribuyentes netos y del que el Reino Unido, ya fuera de la UE, fue el primer beneficiario.

Para el presidente español, se trata de un sistema "regresivo" que ya no tiene sentido.

Además ha insistido en la necesidad de que Europa aumente sus recursos propios, ha recordado que para lograrlo hay numerosas propuestas encima de la mesa y ha citado la suya, la creación del impuesto del carbón en frontera, porque "favorecería y mucho a la industria del continente".

Tras este "decepcionante" resultado Sánchez espera encontrar una propuesta "mucho más ambiciosa" que negociar, y ha prometido en cualquier caso que acudirá a la próxima discusión con actitud "constructiva".

Todo en momento en el que el campo español vive una situación complicada, que según ha recordado Sánchez se debe a múltiples factores -desde la despoblación al problema de los bajos márgenes de precios, las guerras comerciales o la falta de competitividad- y no solo a lo que puedan bajar los fondos europeos.

Pedro Sánchez ha insistido en que el Gobierno está trabajando para aportar soluciones al campo español y ha vuelto a recordar que la semana que viene se aprobarán los cambios en la normativa sobre la cadena alimentaria, y se hará a través de un real decreto ley.

Patricia de Arce