EFEMadrid

España recibió el pasado año 10.864 millones de euros en remesas de emigrantes, un 15,6 % más que en el ejercicio anterior, según la compañía de transferencia de dinero Ria Money Transfer.

Estos cerca de 11.000 millones de euros, que representan un 0,9 % del PIB español, sitúan a España como el cuarto receptor de remesas de la Unión Europea, sólo por detrás de Francia, Alemania y Bélgica.

En los últimos veinte años, la cifra casi se ha triplicado, desde los 4.647 millones de euros de 1999.

A lo largo de 2018, se enviaron en todo el mundo 689.000 millones de dólares -unos 614.000 millones de euros- en remesas, un 8,8 % más que en el año anterior y una cifra que Ria Money Transfer cree que se incrementará un 7 % en los dos próximos años, hasta situarse en 747.000 millones de dólares -666.000 millones de euros-.

Del total, un 77 % tuvo como destino países en vías de desarrollo.

El director general de Ria Money Transfer en Europa, José Cabral, destaca en un comunicado la importante contribución de las remesas para los países en vías de desarrollo, ya que su importe triplica al de las ayudas oficiales al desarrollo.