EFEMadrid

La alianza turística Exceltur considera que el "furor" viajero instalado en toda Europa desde finales de marzo ha superado los condicionantes macroeconómicos, de forma que el PIB turístico se ha situado ya en el segundo trimestre en niveles superiores a los de 2019, antes de la covid.

La recuperación de la demanda embalsada desde el inicio de la pandemia ha favorecido primero a Canarias, en el inicio del año, y a partir de la Semana Santa a los destinos peninsulares y a Baleares; al tiempo que se ha recuperado con más fuerza de la prevista inicialmente el turismo de negocios y congresos (MICE por sus siglas en inglés), según los datos ofrecidos este miércoles por Exceltur.

En el tercer trimestre, coincidiendo con el verano, seguirá ese fuerte impulso de viajar, con Canarias, Baleares y Andalucía como las más dinámicas; y con Madrid y Barcelona algo mas rezagadas sobre el tercer trimestre de 2019.

Para el cuarto trimestre las previsiones también son positivas, aunque anticipan una "cierta ralentización". "No vemos ningún cataclismo", ha dicho en la presentación del informe de Perspectivas el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda.

Con todo ello, al cierre de 2022 la alianza estima que se podrá alcanzar el 98 % de actividad de 2019, año récord, lo que se traduce en casi 151.000 millones de euros de actividad directa e indirecta derivada del turismo (10.000 millones más de lo que habían previsto en su anterior informe de abril pasado).

MARGENES MÁS AJUSTADOS

No obstante, esta recuperación de la demanda, con el consiguiente aumento de la facturación empresarial, no se ha traducido en unos resultados "acordes" debido al aumento de los costes (del 25 % en los energéticos, del 16 % en suministros y del 7,5 % en los laborales), según refleja el informe.

Los precios finales, señala, han subido una media del 7 %, de la que los empresarios sólo han podido trasladar un 23,4 % de los sobrecostes. En todo caso, Exceltur aclara que este alza de tarifas es inferior a la del conjunto de la economía, que cifra en el 10,3 % sobre 2019.

"Nos incomoda que se nos pueda estar instrumentalizando con lecturas políticas interesadas, que dicen que el sector turístico se va a forrar". Son lecturas "nada rigurosas", ha dicho Zoreda.

Las empresas deberán conjugar esa merma de márgenes con la devolución de la deuda que asumieron para aguantar prácticamente en blanco los dos años de la pandemia.

En el escenario hay problemas adicionales con la operativa y el personal, ante la dificultad "generalizada" en España y Europa de contratar empleados formados en los puestos de base y en los aeropuertos, el servicio en tierra ("handling") y la hostelería, entre otros, así como por la baja dotación de personal en servicios clave para la conectividad, como el control policial en los aeropuertos.

En materia de empleo, el sector turístico alcanzó en junio, por primera vez, niveles previos a la pandemia y se redujo en 46 puntos la temporalidad de los nuevos contratos firmados tras la reforma laboral, por encima del conjunto de la economía, dice Exceltur, que destaca el "compromiso empresarial con la mejora del empleo".

LA DEMANDA EXTRANJERA SUBE CON FUERZA

La demanda extranjera ha repuntado con fuerza en mayo y junio gracias, sobre todo, a la fuerte recuperación del turismo europeo y, en particular, de los países de Centro Europa (Holanda, Austria y Luxemburgo) junto con los del Este, a pesar de la guerra de Ucrania.

Entre los grandes emisores de turistas a España destaca el buen desempeño de Francia, "con un mayor rezago" en Reino Unido, Alemania e Italia, mientras que Estados Unidos tira con fuerza.

Los destinos más dependientes de la demanda extranjera vacacional, como Canarias y Baleares, han cerrado el segundo trimestre del año con ventas superiores en un 5,1 % y un 6,4 %, respectivamente, a las de 2019.

También por encima de las cifras de entonces se sitúa la Comunidad Valenciana (5,2 %), Cataluña (3,6 %) y Andalucía (1,4 %) gracias al despegue de los destinos de costa y de las ciudades.

Las comunidades del norte de España mantienen su buen desempeño gracias a la demanda interna, con alzas del 4 % en Cantabria, del 7,2 % en Galicia (por el tirón de Santiago de Compostela) y del 1,8 % en Asturias.

Entre los destinos de interior se mantienen los buenos registros de extremadura (8,1 % de crecimiento) y Castilla-La Mancha (sube el 5,8 %).

LOS ESPAÑOLES VIAJAN MÁS AL EXTRANJERO

La demanda española mantiene su fuerte dinamismo en el segundo trimestre, tras una buena Semana Santa y un positivo comportamiento de las escapadas en mayo y junio, impulsado por la mayor capacidad de ahorro y gasto, y pese al gradual deterioro de la renta por la elevada inflación.

La propensión a viajar se concentra sobre todo en los segmentos con mayor capacidad de gasto, que son a la vez los que tienen mayor margen para sortear la subida de los precios, e impulsa también la recuperación de los viajes al extranjero.

Así, las pernoctaciones de los españoles en hoteles de cuatro y cinco estrellas están por encima de los valores de la primavera de 2019.