EFELisboa

El presidente argentino, Alberto Fernández, de visita en Lisboa, ha logrado el respaldo de Portugal a su reclamo para que el Fondo Monetario Internacional alivie la presión sobre los países deudores durante la pandemia.

Fernández inició en Portugal una gira europea marcada por la delicada situación económica argentina.

Una visita especialmente significativa dado que ambos países ocupan las presidencias pro témpore de sus dos bloques regionales: la Unión Europea en el caso luso, y Mercosur por el lado argentino.

Fernández trasladó a Costa su propuesta para que el FMI revise su política de recargos sobre las tasas de interés para facilitar la recuperación económica de los países deudores en el actual contexto de crisis por la covid.

"Apoyo" el planteamiento de Argentina, dijo el primer ministro portugués, el socialista António Costa, "e intentaremos sensibilizar al FMI para que, al menos durante este periodo, se pueda suspender el recargo".

"Con la crisis de la covid, es el momento de hablar de la suspensión de los recargos para ayudar a países que enfrentan simultáneamente la reducción de su deuda y el combate a la pandemia", afirmó Costa tras recibir al líder argentino.

UE-MERCOSUR

La reunión permitió también a ambos abordar el retraso en la ratificación del acuerdo entre la UE y Mercosur, que tendrá que esperar todavía, aunque los compromisos avanzados sobre cambio climático y deforestación son una "señal de esperanza", coincidieron.

"Son una señal de confianza y esperanza para nuestros agentes económicos", y "quién sabe si en un año o dos tenemos un acuerdo comercial tan potente como este acuerdo entre Mercosur y la UE", aventuró Costa.

"Tenemos dificultades en América Latina y Europa porque algunos países cuestionan la naturaleza del acuerdo económico", admitió Fernández.

"Podemos aprovechar este tiempo para suscribir acuerdos complementarios", como los vinculados con el cambio climático y la deforestación --comentó el líder argentino al destacar la importancia de ambos temas para su Gobierno.

El Acuerdo de Asociación entre la UE y el Mercosur fue firmado en 2019, después de 20 años de negociaciones, pero aún no ha entrado en vigor porque depende de la ratificación de los Congresos de todos los involucrados y hay países europeos que no confían en los compromisos medioambientales de las naciones del Mercosur.

VACUNAS

La complicidad que mostraron ambos jefes de Gobierno se trasladó también a sus comentarios sobre las vacunas contra la covid, un tema en el que mantienen algunas diferencias que evitaron profundizar.

"Lo esencial es asegurar el acceso universal a las vacunas", afirmó el primer ministro luso, una opinión compartida por Fernández.

Costa defiende el mensaje lanzado por la UE --el problema radica en la producción y no en la liberalización de las patentes-- mientras Fernández se alinea con el papa Francisco, que esta semana se mostró partidario de la suspensión temporal de derechos para facilitar el acceso universal a las vacunas.

"La vacuna tiene que ser un bien global", reclamó Fernández, y denunció que "el 90 % de las vacunas las producen diez países".

ACUERDOS ENTRE "AMIGOS"

"Tenemos que aprovechar la oportunidad de que Portugal tiene un Gobierno muy afín a nuestro pensamiento", apunto Fernández en un momento de la comparecencia conjunta para subrayar la coincidencia con el primer ministro socialista de Portugal.

Ambos subrayaron sus intenciones de avanzar en acuerdos sobre investigación, tratamiento de residuos, exportaciones de vinos y fórmulas para impulsar el turismo.

"Gracias por acompañar a Argentina en un momento tan singular", comentó Fernández. "Estamos necesitando de la compresión de Europa y del mundo".

El presidente argentino viajará en los próximos días a España, Francia e Italia.

Argentina apura el tiempo de descuento en las negociaciones con el Club de París para refinanciar deudas por 2.400 millones de dólares.

Mar Marín