EFELos Ángeles (EE.UU.)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este martes de una posible guerra comercial a nivel mundial si los países no llegan a un acuerdo fiscal con reglas globales sobre los impuestos a las ganancias de las grandes empresas multinacionales.

Así lo señaló la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en un discurso virtual en el que aseguró que es "urgente" alcanzar este pacto multilateral, similar al propuesto por el presidente estadounidense, Joe Biden, en Estados Unidos.

"Somos particularmente optimistas para un acuerdo global sobre impuestos sobre la renta de las empresas en 2021. (...) Y se necesita con urgencia para evitar, en el futuro, el riesgo de caer en una espiral caótica de impuestos o guerra comercial donde todos van a perder", dijo Georgieva.

Hace unas semanas, durante la celebración de la Asamblea de Primavera del FMI y del Banco Mundial (BM), el Fondo sorprendió al pedir un impuesto "temporal" a las rentas más altas y la riqueza, destinado a financiar las necesidades relacionadas con la pandemia y con la crisis que ha ocasionado, que ha provocado el aumento generalizado de los niveles de déficit y de deuda.

El plan de Biden, al que Georgieva puso de ejemplo, pretende aumentar el tipo impositivo de las grandes compañías del país del 21 % al 28 % y aplicar un impuesto mínimo del 15 % sobre los ingresos contables, los que reportan a los inversores, a diferencia de los ingresos que se reportan a la Hacienda estadounidense, entre otras medidas.

Esta estrategia trata de quebrar "la carrera a la baja" en materia de impuestos corporativos a nivel internacional, en palabras de su secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y establecer "sistemas fiscales estables y justos".

Para eso, Yellen presentó una iniciativa al G20 (que aglutina a las principales economías avanzadas y en desarrollo) para establecer una tasa mínima global de sociedades del 21% y limitar las maniobras de evasión a través de paraísos fiscales.

Precisamente, la responsable del Tesoro estadounidense fue este martes protagonista de la actualidad económica después de señalar que los tipos de interés, ahora cercanos al 0 %, quizás tengan que subir ante la recuperación económica en Estados Unidos para evitar el "sobrecalentamiento" de la economía.

Solo unas horas después de esa afirmación y tras generar incertidumbre en los mercados, Yellen quiso matizar sus palabras y dejó claro que no estaba prediciendo ni recomendando una medida en ese sentido, algo que corresponde decidir a la Reserva Federal (Fed).

"No es algo que yo esté prediciendo o recomendando", subrayó Yellen en un acto virtual organizado por The Wall Street Journal, en el que insistió que si alguien aprecia la independencia de la Fed es ella, que presidió el banco central estadounidense entre 2014 y 2018.