EFECopenhague

El Fondo de Pensiones Global del Estado noruego, considerado el fondo soberano más grande del mundo, se recuperó en 2019 del resultado negativo del ejercicio anterior y presentó este jueves un beneficio de 1,69 billones de coronas (166.000 millones de euros), lo que supone el segundo mejor rendimiento de sus inversiones, del 19,9 %.

El buen comportamiento de sus inversiones en renta variable o acciones, que suponen más del 70 % del total y obtuvieron un rendimiento medio del 26 %, lo que supone la mayor revalorización histórica medida lograda en coronas noruegas, que contrasta con la pérdida de 485.000 millones (49.648 millones de euros) registrada en 2018, debido a la debilidad del mercado de valores.

La rentabilidad media lograda en 2019 por el fondo, que recoge los ingresos del gas y del petróleo noruegos en el extranjero, se sitúa además 0,25 puntos porcentuales por encima del índice de referencia, según el balance presentado en Oslo.

El valor del fondo a 31 de diciembre pasado era de 10,09 billones de coronas noruegas (casi 990.000 millones de euros), después de experimentar el mayor crecimiento anual histórico, una cifra que supera además la fortuna neta combinada de todos los noruegos y triplica el producto interior bruto del país escandinavo.

El fondo, con participaciones en grandes compañías del Ibex 35, por valor de mercado superior a los 8.000 millones de euros, tenía a 31 de diciembre pasado inversiones en 9.202 compañías en más de 70 países.

Tres multinacionales tecnológicas estadounidenses encabezan la lista de empresas en las que tiene una mayor inversión: Apple, Microsoft y Alphabet.

Ninguna empresa española o latinoamericana figura entre las veinte en las que más invierte el fondo en todo el mundo, aunque sí hay una entre éstas que se situá como la décimo séptima en cuanto a participación tiene, la española Técnicas Reunidas, con el 5,1 %.

Las empresas estadounidenses componen casi el 40 % de la cartera del fondo en acciones, mientras que las españolas suponen el 1,6 % y las latinoamericanas, el 1,4 %, más de la mitad concentradas en compañías brasileñas.

Las inversiones en renta fija, el 26,5 % del total, rindieron de media un 7,6 %, mientras que las destinadas al mercado inmobiliario, un 2,7 %, rindieron al 6,8 %, informó el banco público Norges Bank Investment Management (NBIM), entidad encargada de gestionarlo.

Estados Unidos, Japón y Alemania se mantienen como los tres principales mercados de deuda pública para el fondo, mientras que España sube a la sexta posición con 51.554 millones de coronas (5.050 millones de euros), un 25 % más que en 2018.

Con 43.360 millones de coronas (4.247 millones de euros) invertidos por el fondo en renta fija, una cifra similar a la del año anterior, México ocupa el octavo lugar, mientras que Brasil, con 18.161 millones (1.779 millones de euros), es el décimo octavo.

España, con el 4,5 % del total, es el cuarto mercado inmobiliario en inversiones indirectas del fondo, por detrás de Estados Unidos (con más del 60 %), Reino Unido y Francia, por este orden.

La depreciación de la corona noruega respecto a las principales divisas contribuyó a aumentar el valor del fondo en 127.000 millones de coronas (12.440 millones de euros) el año pasado.

"2019 ha sido un gran año en la historia del fondo, impulsado por un rendimiento positivo de las acciones en los principales mercados y en todos los sectores", señaló el director ejecutivo del NBIM, Yngve Slyngstad, durante la presentación del balance.

Slyngstad destacó además que el NBIM no planea ninguna medida concreta con respecto a los posibles efectos económicos del nuevo brote de coronavirus, ya que es difícil de analizar y porque el fondo trabaja con un horizonte de 30 años.

Desde que en el NBIM fue creado en 1998 para asumir su gestión, por encargo del Ministerio de Finanzas, las inversiones del fondo han generado un rendimiento anual del 6,1 %.

El comité ejecutivo de este banco ha aprobado además una nueva estrategia para 2020-2022 que incide en la línea de los últimos años de aumentar las inversiones en el sector inmobiliario y en energías renovables.

El Fondo de Pensiones del Estado se compone en realidad de dos: uno que invierte los ingresos directos del petróleo y el gas en el extranjero, y otro de tamaño mucho más reducido, que financia la seguridad social noruega.