EFEMadrid

El Gobierno francés aboga por tener "sangre fría" ante las presiones inflacionistas dado su carácter "transitorio" y con la subida de los precios de la energía como mayor exponente, un alza que "preocupa" al Ejecutivo español y que pide abordar a Bruselas con una reforma de este mercado a escala europea.

Así lo han declarado este jueves en rueda de prensa el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, y su homóloga española, Nadia Calviño, quienes se han reunido en Madrid tras participar en la segunda edición del Foro Económico entre ambos países organizado por sus principales organizaciones patronales.

"Las tensiones son fruto del vigor de la recuperación económica, que está siendo más fuerte de lo que pensábamos. La mayor demanda de materias primas, gas y petróleo se ha traducido en un aumento de los precios que todavía durará algunos meses", ha argumentado Le Maire.

En su opinión, en materia de inflación los países europeos deben "mantener la sangre fría", ya que los precios se acabarán ajustando hacia finales de 2022, de acuerdo con sus estimaciones.

Además, el ministro francés ha advertido de que una "sobrerreacción" podría provocar "muchos problemas" que perjudicarían la recuperación.

Calviño ha incidido en que los dos países "comparten la preocupación" sobre el notable repunte de los precios de la energía, y conjuntamente defienden la necesidad "de tomar medidas a nivel europeo".

"Hemos pedido revisar la legislación europea para proteger más a los consumidores y facilitar la firma de contratos de suministro de gas a largo plazo", ha recordado.

La vicepresidenta primera del Gobierno español ha destacado que, aunque ya se han adoptado medidas fiscales para intentar proteger a los consumidores y las empresas con el fin de "mitigar" el impacto en la factura de la luz, se trata de un "fenómeno que trasciende las fronteras nacionales", por lo que hace falta una "respuesta europea" que pasaría por una reforma del mercado energético.

Calviño ha reconocido que le gustaría "que se avanzase con más rapidez en esta respuesta", pero ha considerado positivo que instituciones comunitarias como el Consejo Europeo ya estén analizando la cuestión.

Le Maire ha precisado que Francia apoya la propuesta española de crear una reserva de gas de ámbito comunitario y ha recalcado que es imprescindible "reforzar la independencia energética europea".

"No podemos depender en un 40 % del gas que viene de Rusia y de las decisiones del señor Putin (en alusión al presidente de este país)", ha zanjado.

Además de hablar sobre la recuperación económica y la inflación, los dos dirigentes han abordado los temas que marcarán la presidencia francesa del Consejo de la UE durante el primer semestre de 2022, entre ellos el refuerzo de la unión bancaria, la revisión de reglas fiscales o la creación de un mecanismo de ajuste en frontera de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).