EFEBarcelona

La multinacional de hemoderivados Grifols ganó 625,1 millones de euros en 2019, lo que supone un 4,8 % más que el año anterior, gracias al repunte de sus ventas en todo el mundo, especialmente en EE.UU..

En una comunicación a la CNMV, el regulador bursátil español, Grifols ha informado de sus resultados de 2019 y ha precisado que sus ingresos crecieron un 13,6 % al alcanzar los 5.098,7 millones de euros.

Por divisiones de negocio, la denominada Bioscience, la que aglutina su negocio principal, el de las proteínas plasmáticas, sigue siendo el principal motor de crecimiento de Grifols, y aportó 3.993,4 millones de euros, un 13,6 % más que en 2018.

En este sentido, Grifols apunta que se aceleraron las ventas de inmunoglobulinas, con crecimientos a doble dígito, especialmente en EE.UU., y que en China se recuperaron las ventas de albúmina tras la renovación de algunas licencias.

En cuanto a la división Diagnostic, la dedicada a la fabricación y desarrollo de aparatos, instrumentación y reactivos para la medicina transfusional, como son los test de tipaje sanguíneo o los de compatibilidad entre donante y paciente previos a una transfusión, generó 734 millones en 2019, un 4,5 % más.

La tercera división en volumen de negocio, la hospitalaria, aportó 134 millones, un 12,5 % más, mientras que la llamada Bio Supplies, que integra principalmente las ventas de productos biológicos para uso no terapéutico, ingresó 267 millones, un 59,6 % más que el año anterior.

Por presencia geográfica, Grifols obtuvo el 66,5 % de sus ventas de 2019 en EE.UU. y Canadá, mientras que la UE aportó el 16,8 % y el resto de países el 16,7 % restante.

Grifols obtuvo el año pasado un beneficio bruto de explotación o Ebitda de 1.434 millones, un 17,3 % más, lo que supone un margen del 28,1 %, frente al 27,3 % de 2018.

En 2019 siguió apostando por la innovación y las inversiones industriales e invirtió un total de 661 millones de euros.

De esta cantidad, 329 millones corresponden a I+D+i, partida que recibió un 12,9 % más de fondos que en 2018, mientras que las inversiones de capital sumaron 332,2 millones, un 31,7 % más, para acelerar la capacidad productiva de la división Bioscience y el crecimiento de las otras divisiones.

Grifols ya dispone de un millar de personas dedicadas a I+D+i y está preparando la segunda parte de su estudio Ambar, para ralentizar la evolución del Alzhéimer.

La multinacional catalana gestiona actualmente 295 centros de plasma, principalmente en EE.UU., y el año pasado obtuvo 13,5 millones de litros de plasma para fraccionarlo, un 12,5 % más que en 2018.

Al cierre de 2019 la multinacional sumaba una deuda financiera neta de 5.725 millones de euros, incluyendo 742 millones de euros en caja, si bien a lo largo de 2019 ha rebajado su nivel de deuda hasta las 4,17 veces el Ebitda.

El año pasado Grifols completó el proceso de refinanciación de su deuda, por importe de 5.800 millones de euros, lo que le ha permitido rebajar en 80 puntos básicos el coste de la deuda, hasta el 2,8 %.

Otro hito importante en 2019 para Grifols fue el acuerdo anunciado con Shanghai RAAS por el cual Grifols se convertirá en el segundo accionista de esta compañía china, al controlar el 26,2 % de su capital.

Por otra parte, Grifols continúa aumentando su plantilla en todo el mundo, y el año pasado creció un 13 %, hasta superar las 24.000 personas, un 60 % de ellas mujeres.

La multinacional, liderada por la familia Grifols, mantiene su compromiso de destinar el 40 % de las ganancias de la compañía a retribuir a sus accionistas.