EFEPamplona

El presidente de CaixaBank, Jordi Gual, ha indicado que la previsión es que la economía española presente una evolución positiva a pesar de "cierto bache" que atraviesa la eurozona.

Durante una conferencia en la Confederación de Empresarios de Navarra, Gual ha afirmado que España "está capeando mejor" una desaceleración, que ha calificado de "contenida", y las causas son "el aprovechamiento de unas condiciones financieras propicias, acumular menos desequilibrios macroeconómicos que en el pasado y los efectos positivos de las reformas estructurales del pasado".

Hay "una demanda potente" sostenida por el mercado laboral, unas condiciones financieras "favorables", y las finanzas públicas "se van normalizando, aunque les queda recorrido", como también el mercado inmobiliario, y así ha calculado para este año un crecimiento del 2,3%.

"El futuro pinta bien" si se sigue diversificando, ha señalado, aunque ha advertido de que "habrá que seguir perseverando" en algunas líneas, como la mejora de la productividad, "fuente de la competitividad exterior, que al final es la que permite reducir la deuda externa aún elevada".

Gual ha alertado, además, sobre las "primas de riesgo muy bajas y los tipos de interés a largo plazo también muy bajos porque hace falta una economía saneada y poner en orden las finanzas publicas", por lo que ha instado "rigor" ante posibles riesgos y objetivos.

Sin olvidar, ha subrayado, la lucha contra el paro, "un cáncer" en términos económicos y sociales, lo que le ha llevado a indicar que favorece un "crecimiento inclusivo, que no deje a nadie en la cuneta".

Asimismo, ha aseverado que es preciso "reforzar la confianza" de la ciudadanía, no sólo en el mercado sino también en la democracia, donde la "fragmentación política dificulta los consensos", que con los retos de la globalización son "más necesarios que nunca".

Lo que le ha llevado a pedir también a las empresas un "compromiso ético y social que lleve a integrar en sus objetivos los intereses de cuantos participan en la generación de valor", la filosofía de CaixaBank.

Sobre las pensiones ha opinado que el sistema publico español tiene "enormes virtudes", pero su mantenimiento requiere una "prolongación de la vida laboral conforme a las capacidades" y complementar y diversificar las fuentes de provisión con fondos privados.

De la eurozona, Jordi Gual ha apuntado "cierta caída del tono", en parte por incertidumbres y tensiones comerciales, pero también por el "debilitamiento" de sectores como el de la automoción.

Por eso, ha reclamado a las autoridades europeas "mayor ambición de cara al futuro", un "enfoque de máximos que termine la construcción de la unión bancaria y de la unión económica y monetaria. Avanzar con consensos pero avanzar al máximo cediendo soberanía".

En cuanto a la bajada de tipos, ha manifestado que a las entidades financieras les afectan "sí o sí" porque reducen ingresos al caer los márgenes, pero también ayudan a mejorar la actividad económica, a disminuir la morosidad y a incrementar la venta de otros productos.

Es una política monetaria que, a su juicio, será "puntual", como consecuencia de los riesgos geopolíticos y el "pequeño bache" de la eurozona.