EFEBarcelona

El fondo australiano IFM ha aceptado las condiciones impuestas por el Gobierno sobre la opa lanzada sobre el 22,7 % de Naturgy y que se refieren a que durante 5 años deberá apoyar las inversiones de la compañía vinculadas a la transición energética, así como el mantenimiento de su sede en España y de la mayoría de la plantilla.

Ya el 3 de agosto, IFM se mostraba "satisfecho" con las condiciones del Gobierno a la opa, pero este jueves, en comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el fondo australiano ha anunciado que ha decidido aceptar los requisitos del Consejo de Ministros.

Según la comunicación, la autorización, que fue notificada ayer, está sujeta a varias condiciones que son el resultado de "un diálogo institucional muy constructivo" y están "alineadas" con los planes del fondo para su inversión en Naturgy.

Ello incluye el apoyo para desarrollar un plan industrial para la compañía que ayude a hacer de Naturgy "un actor principal en la transición energética".

La oferta parcial voluntaria se lleva a cabo a través de su vehículo de inversión IFM Global Infrastructure Fund (IFM GIF) y se pagará íntegramente en efectivo.

El director general de IFM Investors, David Neal, ha asegurado que han acogido con "satisfacción" la decisión del Gobierno español y que esperan seguir trabajando "estrechamente con la CNMV para la autorización final de la oferta y del folleto".

Además, ha considerado que se trata de un noticia "positiva para Naturgy, sus accionistas, el futuro del mercado energético español y para los millones de trabajadores que invierten a través de sus fondos de pensiones con IFM".

Neal ha destacado que ve a Naturgy como una compañía cuya dirección estratégica y posición como empresa global y diversificada "está firmemente alineada con nuestros principios y objetivos de inversión".

IFM considera que el precio de la oferta representa una propuesta de valor muy atractiva para los accionistas de Naturgy, sobre todo, teniendo en cuenta que la evolución del precio de las acciones de otras empresas competidoras del sector de Naturgy ha sido negativa desde el anuncio de la oferta en enero de 2021, como se refleja en la evolución del Eurostoxx Utilities, que ha caído un 4 %.

Durante este tiempo, Naturgy no ha sufrido el bajo rendimiento general del sector, ya que la cotización de Naturgy se ha visto afectada positivamente por la oferta y ha cotizado a niveles cercanos al precio de la oferta.

El siguiente paso en el proceso es la autorización de la oferta y del folleto por parte de la CNMV. IFM espera continuar su trabajo "fructífero con la CNMV para que el proceso culmine con éxito".

IFM lanzó en enero una oferta pública de adquisición (opa) sobre el 22,69 % de Naturgy a un precio de 23 euros por acción que el lunes rebajó a 22,07 euros, tras descontar el dividendo a cuenta de 0,30 euros por título y el dividendo de 0,63 euros que repartió en marzo.

La oferta de IFM se dirige a 220 millones de acciones de la compañía energética, con lo que el fondo desembolsaría unos 4.855 millones de euros.

Desde que lanzó su opa parcial, a finales de enero, IFM siempre ha dejado claro que no pretendía desplazar a Criteria como primer accionista de Naturgy, sino que lanzaba esta oferta pensando en los inversores institucionales, es decir, en planes de pensiones, fondos o entidades e instituciones con paquetes relevantes de acciones de la compañía, que suman el 21,7 % del accionariado, y en los minoritarios, que tienen otro 7,7 % del capital.

Sin embargo IFM sí ha mencionado su interés por estar en el consejo y se ha marcado el objetivo mínimo de alcanzar un 17 % del capital con su opa, un objetivo que en el mercado dan por sentado que se logrará.