EFEMadrid

La Inspección de Trabajo va a intensificar la vigilancia sobre 137.000 empresas del sector de la construcción y la agricultura ante los riesgos que presentan sus cerca de un millón de trabajadores de sufrir en estas fechas un golpe de calor durante su jornada laboral.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha presentado este lunes el plan preventivo de la Inspección de Trabajo contra golpes de calor para paliar y prevenir los riesgos de los trabajadores ante altas temperaturas.

Este plan actuará principalmente sobre todo tipo de empresas, incluidas ETT y Administraciones Públicas, de dos sectores, la construcción y la agricultura, cuyos empleados trabajan a la intemperie y están alejados de fuentes de agua potable, ha explicado.

En concreto, la Inspección de Trabajo vigilará que las empresas proporcionen a sus trabajadores ropa de trabajo que protejan del sol, crema frente a lesiones cutáneas y líquido para que estén permanentemente hidratados.

Asimismo, las empresas deberán permitir a sus empleados realizar pausas de trabajo y evitar las horas de mayor temperatura, organizando adecuadamente la jornada laboral, ha explicado el director de la Inspección de Trabajo, Héctor Illueca.

Además de remitir 136.000 cartas de carácter informativo a las empresas que pueden verse afectadas por este riesgo, la Inspección de Trabajo dará prioridad a las denuncias que se reciban en este ámbito para actuar con la mayor eficacia posible.

También llevará a cabo actuaciones inspectoras específicas, particularmente de control de la economía irregular, donde se da mayor vulnerabilidad de la población trabajadora, para verificar el cumplimiento de la ley con medidas frente al riesgo de calor.

La ministra ha informado de que el incumplimiento de dichas medidas de prevención y protección supondrá sanciones calificadas como "graves o muy graves" que acarrean multas de entre 2.046 euros y 819.780 euros.

"Hace un año observamos, sufrimos ante la muerte de Eleazar Blandon, un temporero que fallecía tras trabajar a más de 45 grados de temperatura en Lorca durante una jornada extenuante de trabajo. (...) Esto no puede pasar", ha dejado claro la ministra.

"Si ponemos de nuestra parte y cumplimos las normas preventivas, sí podemos evitarlo", ha añadido.

Por ello, ha pedido el compromiso de las empresas para velar por el cumplimiento de estas medidas de protección y ha asegurado que mantendrá reuniones con patronales y sindicatos de los sectores afectados para que ejerzan una labor de pedagogía y concienciación.

En 2019, el último relevante desde punto de vista estadístico, se produjeron más de 100 casos de insolaciones o accidentes de trabajo debido al calor.

ESTA SEMANA CONTINÚAN LAS NEGOCIACIONES SOBRE REFORMA LABORAL

Sobre las negociaciones que continúan esta semana con los agentes sociales para tratar de acordar una reforma del mercado de trabajo, la ministra ha asegurado que tanto las patronales CEOE y Cepyme como los sindicatos UGT y CCOO "están haciendo propuestas muy interesantes".

La ministra ha aprovechado para salir al paso de unas declaraciones que ha realizado el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, publicadas este lunes en el diario Expansión, en las que el empresario asegura que "la reforma que plantea el Ejecutivo acabaría con la subcontratación y con la pequeña y mediana empresa".

En este extremo, la ministra ha "negado la mayor" y ha asegurado que el Ministerio de Trabajo "en ningún caso va a prohibir la subcontratación, porque es imposible trabajar en el S.XXI sin la colaboración de la subcontratación. Estamos hablando de otras cosas, de la temporalidad en el empleo".

Así, ha desmentido las declaraciones de Cuerva que, "bien por desconocimiento o porque no se ha leído las propuestas, nada tienen que ver con la realidad" y le ha pedido "con todo el cariño que seamos rigurosos y más allá de las posiciones de parte digamos la verdad a los españoles".