EFEMadrid

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, ha anunciado este viernes al consejo de administración de la compañía su deseo de renunciar al cargo "por motivos personales", tras siete años en el puesto, aunque continuará, al menos, hasta finales de este mes.

Tras conocer la decisión de Echegoyen, el consejo de administración de Sareb, del que siguen formando parte los bancos que ayudaron a su creación, ha decidido proponer para el cargo al actual consejero delegado, Javier García del Río, que se incorporó a la sociedad en febrero de 2020.

La noticia de la dimisión de Echegoyen llega en la misma semana en la que Efe publicó que el Gobierno busca la fórmula legal idónea para tomar el control del 100 % de la compañía, conocida también como el "banco malo", después de incluir su deuda en las cuentas públicas.

Según un comunicado, los miembros del consejo han agradecido "de forma unánime" la dedicación, el compromiso y la honestidad con la que Echegoyen ha realizado su trabajo durante estos años, que ha permitido a la compañía avanzar en su mandato de una manera responsable, contribuyendo a la reactivación del sector inmobiliario y aportando una parte de su cartera para iniciativas sociales.

Además, han destacado que su tarea suponía "grandes desafíos, demandas exigentes y un intenso trabajo", que, en su opinión, ha desarrollado con una enorme dedicación y compromiso.

Echegoyen, que en 2021 cumple 64 años, fue consejero delegado de Bankinter y máximo responsable de Barclays en España y Portugal, llegó a Sareb como consejero delegado en marzo de 2014 y un año después pasó a ocupar la presidencia, en sustitución de Belén Romana, que asumió el puesto desde la creación de Sareb en 2012.

Por su parte, el futuro presidente, Javier García del Río, se incorporó a la sociedad en febrero de 2020 y meses más tarde fue nombrado consejero delegado.

Tras iniciar su carrera en el sector aeronáutico y la consultoría, fue director general de Solvia y subdirector general de Banco Sabadell, entidad a la que se incorporó desde la caja de ahorros alicantina CAM.

Su nombramiento como presidente de la Sareb se producirá previsiblemente en la última semana de mayo y el puesto de consejero delegado que ocupa hasta ahora será amortizado.

EL MANDATO DE ECHEGOYEN

Bajo el mandato de Echegoyen, la Sareb ha abordado un proceso de transformación de su cartera mediante iniciativas de creación de valor, como la promoción inmobiliaria y la finalización de obras paradas.

Además, ha desarrollado estrategia de acuerdos con la administración pública para impulsar la vivienda social, con un parque comprometido que alcanza las 15.000 unidades.

"Sareb nació con un mandato tremendamente desafiante, pero con el apoyo de todos, especialmente los accionistas, consejeros y empleados de la compañía, hemos logrado sanear el sector financiero, reactivar el sector inmobiliario y revalorizar una cartera que atesora enormes pérdidas latentes", ha considerado Echegoyen.

En sus ocho años de vida, la Sareb ha logrado unos ingresos de casi 28.000 millones de euros con la gestión de los préstamos morosos y la venta de unos 120.000 inmuebles.

La cartera que le fue traspasada en el momento de su constitución se ha reducido en un 40 %, y la deuda emitida en un 31 %, hasta rondar los 35.000 millones de euros, que desde finales de 2020 cuentan como deuda pública por decisión de Eurostat.

Las entidades cedentes han recibido directamente desde la Sareb el pago de casi 2.800 millones de euros.