EFELondres

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció este martes un plan de inversión, valorado en 5.000 millones de libras (unos 5.422 millones de euros), con el que respaldar la economía nacional tras la crisis de la COVID-19 y solventar los "desafíos pendientes" del Reino Unido.

En un discurso pronunciado en la localidad de Dudley, el líder conservador explicó que su gobierno planea "acelerar los proyectos de infraestructura" en carreteras, hospitales y colegios y conminó al país a "construir, construir y construir".

Dentro de ese programa "radical" de inversión, figura una partida de 1.500 millones de libras (1.600 millones de euros) destinada al mantenimiento de hospitales; más de 1.000 millones de libras (1.079 millones de euros) que irán a un programa a diez años para reconstruir escuelas y 100 millones de libras (107 millones de euros) dirigidas a proyectos de carreteras.

Otros 900 millones de libras (971 millones de euros) se dedicarán a planes de crecimiento a nivel local en Inglaterra que se implementarán durante 2020-21, según detalló.

Johnson afirmó que ha puesto en marcha el llamado "Proyecto Velocidad" junto con el titular de Economía, Rishi Sunak, para "construir mejor, de manera más ecológica y más rápido".

"No podemos continuar simplemente siendo prisioneros de esta crisis", alertó.

"Nos estamos preparando ahora, despacio, con cautela, para salir de la hibernación y creo que es absolutamente vital detallar cuál será la manera de avanzar para que todo el mundo pueda planear cara al futuro a corto, medio y largo plazo", dijo el "premier".

Opinó que si esta pandemia ha enseñado algo a los ciudadanos es que "este país tiene que estar listo para lo que pueda venir, y "avanzar con energía y la celeridad que no hemos necesitado en generaciones".

Según Johnson, el Reino Unido ha de actuar ahora a fin de responder a la crisis del coronavirus y solucionar los problemas que han quedado "brutalmente iluminados" por la COVID-19 y que el país lleva arrastrando "desde hace tres décadas".

También elogió el sentimiento de unidad mostrado durante la crisis a nivel nacional: "Existe un gran motivo al final por el que pudimos evitar un desastre peor y este ha sido que el conjunto de la sociedad se unió para hacer un sacrificio por el bien de aquellos que podrían ser particularmente vulnerables, especialmente los mayores".