EFEMadrid

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha advertido este jueves de que la ratio de deuda pública volverá a crecer a partir de 2025 si no se toman medidas de ajuste para corregir el déficit.

La AIReF ha presentado su informe sobre la Actualización del Programa de Estabilidad 2022-2025 remitido por el Gobierno a Bruselas en abril, que revisó a la baja la previsión de crecimiento económico pero mantuvo la estimación de déficit en el 5 % del PIB para este año.

Tal y como avanzó en un primer momento, la AIReF considera factibles las previsiones del Gobierno, aunque advierte de riesgos como la guerra en Ucrania, la pandemia, la evolución de la economía china, un eventual corte de suministro energético -que, por el momento, no contempla- y, especialmente, la inflación.

En ese sentido, la institución ha vuelto a elevar su previsión de inflación para este año, hasta el 6,5 % -tres décimas más que hace un mes-, aunque prevé que se modere a partir de 2023 -al 2,7 % ese año y el 2 % en 2024- dado que los salarios solo están subiendo de manera moderada y aún hay "holgura" en el mercado de trabajo.

La AIReF predice que la economía española crezca un 4,3 % este año -lo mismo que en su anterior estimación e igual que el Gobierno-, un 3,3 % en 2023, un 2,6 % en 2024 y un 1,7 % en 2025.

Este crecimiento económico estará sustentado por la buena marcha del empleo, la normalización del turismo -se estima que alcance el 80 % del nivel de 2019 este año y la recuperación plena en 2023- y unas condiciones financieras favorables, a lo que se suma el impacto del Plan de Recuperación.

Ante la "falta total y absoluta de información" para evaluar el impacto del Plan de Recuperación, la AIReF ha elaborado un escenario central del efecto del programa sobre el PIB -1,8 % este año y 2,3 % en 2023- y uno "alternativo" en caso de que se retrase su implementación, que limitaría ese efecto al 1,1 % y al 2 %, respectivamente.

La AIReF mantiene su previsión de déficit público en el 4,2 % del PIB este año -ocho décimas por debajo de la del Gobierno-, para después bajar al 3,3 % del PIB en 2023 y al 3 % del PIB en 2024, que se mantendría en 2025.

Esta corrección del déficit se debe, en parte, a la mejora de la recaudación, que la institución pide dedicar a reducir los desequilibrios estructurales, porque de lo contrario podría dar la "imagen equivocada de que hay margen para políticas fiscales más expansivas", según su presidenta, Cristina Herrero.

De hecho, la AIReF advierte de que el déficit estructural -el que es independiente del ciclo- se mantendrá en el 4 % del PIB en 2025 si no se adoptan medidas.

Así, aunque la deuda pública bajara hasta el 108,8 % del PIB en 2025 gracias al crecimiento económico, la ausencia de medidas fiscales elevaría este ratio a partir de ese año.

Estabilizar la deuda pública algo por encima del 100 % del PIB requeriría un ajuste estructural de al menos una décima de PIB al año y situarla en el 80 % del PIB en 2040, un ajuste de 0,35 puntos de PIB anuales.

Por ello, Herrero ha insistido en la necesidad de elaborar "ya" una planificación fiscal a medio plazo para prepararse para la vuelta de las reglas fiscales europeas, algo que lleva reclamando desde 2020 y que por el momento el Gobierno no contempla.