EFEMadrid

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) se ha fijado como objetivo asumir la evaluación de políticas públicas entre sus funciones permanentes, lo que le permitiría realizar análisis a iniciativa propia, sin necesidad de que se lo encargue ninguna administración.

El Plan Estratégico 2020-2026 difundido este viernes, que constituye la hoja de ruta del organismo para los próximos años, tiene carácter continuista y se concretará en planes anuales, que se revisarán para adaptarse a su cumplimiento y a la situación económica.

La inclusión de la evaluación como función permanente de la AIReF requiere la modificación de su estatuto, por lo que la institución planteará una propuesta al Gobierno al respecto.

Con este cambio en la orientación de la evaluación, la AIReF pretende contribuir a mejorar el diseño de las políticas públicas y aportar datos que den transparencia a la gestión de las políticas públicas.

"Pensamos que nuestra experiencia acumulada y la singularidad que tenemos respecto a otros organismos nos coloca en buena posición para hacer evaluaciones", argumentan fuentes de la AIReF, entre otras cuestiones porque la ley les da acceso a información de las administraciones públicas.

Situar la evaluación como una de sus funciones permanentes permitiría a la AIReF contar con una estructura de personal estable y recursos adecuados, en lugar de formar equipos específicos como ocurre actualmente con los encargos de la Administración.

Con ese mismo objetivo, reclama mayor "autonomía funcional", lo que le permitiría, por ejemplo, contratar personal no funcionario que en ocasiones requiere para realizar tareas muy especializadas.

Además, podría realizar evaluaciones a iniciativa propia "y no solo aquello que quieren las administraciones públicas". Entre las políticas que podrían ser objeto de revisión figuran las de ámbito medioambiental, las vinculadas al envejecimiento, de dependencia o de gasto sanitario, incluida la gestión de la sanidad.

De hecho, el organismo ya trabaja en un sistema de seguimiento de las propuestas incluidas en sus análisis de políticas públicas, que pretende incorporar en la tercera fase del proyecto de revisión del gasto público o "spending review".

La AIReF no se ha pronunciado sobre la posibilidad de asumir la evaluación del plan de reformas asociado al fondo de ayudas europeo, pero sí ha señalado que requerirá una gran cantidad de recursos, personal y tiempo, por lo que sería difícil que una única institución realice todo el trabajo.

Junto con el avance en la evaluación, el plan de la AIReF tiene otros tres ejes estratégicos: la supervisión, la sostenibilidad de las cuentas públicas y el refuerzo de sus principios rectores.

En materia de supervisión, el plan prevé profundizar en el seguimiento de la actuación económica y presupuestaria con un objetivo "preventivo", es decir, de colaboración para "anticipar los problemas y facilitar la adopción de decisiones".

También pretende seguir profundizando en la vigilancia de la sostenibilidad de las cuentas públicas con nuevos modelos de previsión y análisis específicos de determinadas partidas presupuestarias.

Vigilará especialmente los pasivos contingentes, ya que una de las medidas para atajar las consecuencias de la pandemia ha sido la concesión de préstamos y avales, sin impacto presupuestario directo pero que "pueden acabar impactando en el déficit y la deuda pública" si se producen impagos.

Junto a ello, la AIReF está realizando trabajos que evalúan la incidencia de las diferentes estrategias de consolidación fiscal en la evolución de la deuda pública y el crecimiento económico.