EFETokio

La Bolsa de Tokio subió este jueves después de que los inversores recibieran con los brazos abiertos la decisión del banco central japonés de mantener su política monetaria, basada en tipos de interés de referencia ultra bajos, al menos hasta 2020.

El índice de referencia Nikkei subió 107,58 puntos, un 0,48 %, hasta situarse en 22.307,58 enteros, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, avanzó 8,23 puntos, un 0,51 %, hasta 1.620,28 unidades.

El parqué tokiota abrió la sesión con pérdidas, pero recuperó el tono en pocos minutos gracias a la caza de gangas y la depreciación del yen frente al dólar, que dio impulso a los exportadores nipones.

El apetito de los inversores se intensificó en el segundo tramo de la negociación, después de que el Banco de Japón (BoJ) concluyera su reunión mensual de dos días sobre política monetaria, en la que optó por mantener intacto sus tasas de interés ultra bajas y sus medidas de estímulo, al menos hasta la primavera de 2020.

Las inmobiliarias y las compañías del sector ferroviario subieron con fuerza, ya que podrían ser algunas de las grandes beneficiadas de la decisión del BoJ, pues unos tipos de interés bajos continuos les permitiría adquirir terrenos fácilmente.

La inmobiliaria Mitsubishi Estate ganó un 2,8 % y Tokyo Tatemono, que dedica su actividad a la venta de grandes edificios de viviendas, escaló un 2,74 %.

El operador ferroviario Keio subió un 2,29 %, mientras que East Japan Railway, que opera las líneas estatales en el este del país, se revalorizó un 1,97 %.

La compañía tecnológica DeNA fue la que cosechó el mayor avance entre los 225 valores que componen el Nikkei, del 5,74 %, seguida por la empresa de productos químicos y cosméticos Kao y del fabricante de equipos de construcción Hitachi Construction Machine, que ganaron un 5,24 % y un 4,88 %, respectivamente.

En la primera sección, que engloba a las firmas con mayor capitalización, 1.578 valores avanzaron frente a 489 que retrocedieron, mientras que 73 terminaron la sesión sin cambios.

El volumen de negociación ascendió a 2,27 billones de yenes (18.239 millones de euros), por debajo de los 2,32 billones de yenes (18.588 millones de euros) de la jornada previa.