EFETokio

La Bolsa de Tokio repuntó hoy siguiendo la recuperación en Wall Street del jueves tras el buen dato de empleo en EE.UU., que consiguió reducir el persistente temor en torno a la inflación de aquel país por la reciente subida en los rendimientos de la deuda soberana estadounidense.

El índice de referencia Nikkei subió 156,34 puntos, un 0,72 %, hasta situarse en los 21.892,78 puntos, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, avanzó 14,36 puntos, un 0,82 %, hasta las 1.760,53 unidades.

El parqué tokiota abrió la sesión al alza contagiada por la Bolsa de Nueva York, donde, pese a terminar mixta, el índice de referencia Dow Jones de Industriales progresó un 0,66 %.

Tokio amplió sus ganancias a lo largo de la negociación después de que los inversores se lanzaran a la compra de valores que consideran que estuvieron infravalorados tras las recientes caídas.

Los analistas advirtieron, sin embargo, de que los mercados bursátiles podrían permanecer volátiles hasta que el nuevo presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Jerome Powell, ofrezca su primera intervención ante el Congreso de Estados Unidos el próximo miércoles.

El sector del crudo y el carbón lideró las ganancias, seguido por el minero y el de la construcción.

En el sector energético, la refinería Showa Shell Sekiyu escaló un 2,9 % y su competidora Inpex avanzó un 2,1 %.

El fabricante de dispositivos electrónicos Casio Computer subió por su parte un 1,4 % después de que la prensa japonesa revelara que la empresa planea revisar al alza su previsión de ganancias para el ejercicio fiscal nipón de 2018, en el que esperaría que su beneficio operativo y ventas se ampliaran un 20 %, según el diario Nikkei.

En la primera sección, 1.562 valores retrocedieron frente a 455 que avanzaron, mientras que 50 terminaron el día sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 2,251 billones de yenes (17.114 millones de euros), por debajo de los 2,590 billones de yenes (19.686 millones de euros) de la víspera.

La Bolsa de Tokio cerró con ganancias una semana volátil marcada por el vaivén de su divisa, el yen, y la persistente preocupación en torno a la salud financiera de EE.UU. tras la aguda subida en las últimas semanas en los rendimientos de su deuda a largo plazo.

Los inversores de Tokio se lanzaron el viernes a la compra de acciones que consideran que se había infravalorado tras las pérdidas recientes y después de que el fortalecimiento del yen frente al dólar diera tregua al mercado local.

Los analistas esperan, no obstante, que el parqué tokiota continúe volátil en los próximos días, mientras espera la primera intervención del nuevo presidente de la Fed, Jerome Powell, ante el Congreso de EE.UU., en busca de pistas sobre la política a seguir por la entidad y el número de alzas de tipos para este año.