EFEMadrid

La caída de las exportaciones españolas de mercancías se suavizó en julio gracias al buen comportamiento de los sectores alimentario y del automóvil, aunque las ventas exteriores acumulan ya cinco meses consecutivos a la baja.

La irrupción de la pandemia de coronavirus hundió las exportaciones un 14,5 % en marzo, un descenso que se intensificó hasta marcar un récord en abril (39,3 %) para después suavizar las caídas en mayo (34,3 %), junio (9,2 %) y julio (7,5 %), según recoge la balanza comercial publicada este lunes por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

"Las exportaciones se han ido recuperando progresivamente", subraya la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, lo que confirma que las empresas españolas "son muy competitivas y están en buena posición para aprovechar las oportunidades que ofrezcan los mercados internacionales".

En julio, las empresas españolas exportaron mercancías por valor de 23.385 millones de euros, un 3,3 % más que en junio pero un 7,5 % menos que en julio de 2019, lastradas por los productos energéticos (que redujeron sus ventas prácticamente a la mitad), los bienes de equipo, las manufacturas de consumo o las materias primas.

Sin embargo, el sector del automóvil consiguió incrementar sus ventas al exterior un 1,1 % por encima de las de julio de 2019, con lo que contribuyó positivamente al cómputo global y acompañó al sector alimentario, cuyas exportaciones crecieron un 2,9 %.

El descenso de las exportaciones fue inferior al de la zona euro (9,6 %) y registró una mayor intensidad en las ventas a terceros países (con un retroceso del 17 %) que en las dirigidas a la Unión Europea (0,4 %).

De hecho, las exportaciones a la zona euro fueron un 0,6 % superiores a las de julio de 2019, con un importante aumento del 10,2 % en las ventas a Alemania.

En julio también descendieron las importaciones -un 14,7 %, hasta situarse en 23.692 millones-, lo que arrojó un déficit comercial de 306,3 millones de euros, un 87,7 % inferior al del pasado año, con una tasa de cobertura (porcentaje de las importaciones que pueden pagarse con las exportaciones) del 98,7 %, 7,7 puntos superior.

En el conjunto de los siete primeros meses del año las exportaciones españolas de mercancías acumularon 147.487 millones de euros, un 14,6 % menos, y las importaciones, 155.367 millones, un 18,2 % menos.

Esto dejó un déficit comercial de 7.880 millones, un 54,2 % inferior al del periodo enero-julio de 2019, con una tasa de cobertura del 94,9 %, cuatro puntos superior.

La caída de las exportaciones españolas fue más intensa que la media de la zona euro (12,7 %) y tuvo más incidencia en las venta a terceros países (17,4 %) que en las dirigidas a la propia Unión Europea (12,6 %).

Todos los sectores salvo el de alimentación, bebidas y tabaco vieron reducidas sus exportaciones en el periodo, sobre todo los productos energéticos (38,2 %), automóvil (25 %), materias primas (22,8 %), manufacturas de consumo (21,3 %) y bienes de equipo (19,6 %).

Extremadura fue la única comunidad autónoma que aumentó sus exportaciones en el periodo (un 6,8 %), mientras que los mayores descensos se dieron en Canarias (del 32 %), Asturias (23,6 %) y País Vasco (21,6 %).