EFEBarcelona

La Cambra de Comerç de Barcelona defiende ampliar la tercera pista del aeropuerto de El Prat, pero siempre que haya una compensación medioambiental de la zona afectada y sin aceptar "chantajes" de plazo por parte de AENA, sino partiendo de una solución de consenso.

En una entrevista con EFE, la presidenta de esta corporación de derecho público, Mònica Roca, expresa su deseo de que AENA y las instituciones implicadas en la ampliación "lleguen a un acuerdo" para hacer posible una inversión de unos 1.700 millones de euros que cree "necesaria", aunque subraya que debe beneficiar a toda Cataluña, "no solo a AENA".

En cuanto a la postura que debe tomar el Govern, Roca sostiene que en un contexto de déficit de inversiones del Estado en Cataluña, lo que provoca quejas, "de entrada no tiene sentido negarnos a una inversión", aunque no sea propiamente del Estado, sino de AENA.

Con todo, Roca aclara que respeta que el Govern tenga abiertas todas las posibilidades. "El 'no' debe ser una opción", argumenta, porque de lo contrario la Generalitat se queda sin capacidad de negociación.

Asimismo, Roca no acepta imposiciones de plazos por parte de AENA. "No vale el chantaje por parte de AENA. No vale esto de que tenemos dos meses para aprobarlo. La prisa la tiene AENA. Es el momento de crear un proyecto bueno para todo el mundo", remarca.

En la misma línea, defiende que "es importante que el Govern tenga capacidad de controlar el desarrollo del proyecto", como el orden en el que se ejecutan las diferentes fases de la ampliación.

La Cambra de Comerç de Barcelona respalda la ampliación del aeropuerto porque ello permitiría ampliar el número de vuelos intercontinentales del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat.

No obstante, aclara que no busca tener más tráfico de pasajeros, sino que El Prat canalice los vuelos de largo radio y alimente con los de corto radio al resto de aeropuertos catalanes, entre ellos los de Girona y Reus, que cree que deberían tener conexión ferroviaria en Alta Velocidad, creando así un modelo al estilo de los aeropuertos londinenses.

En cualquier caso, la Cambra también reivindica que cualquier ampliación lleve aparejada la compensación medioambiental que haga falta de la zona afectada, en este caso el espacio natural de La Ricarda.

Por otra parte, la Cambra de Comerç de Barcelona se ha ofrecido al Govern para ayudar a gestionar los fondos europeos Next Generation y garantizar así que estos recursos también llegan a las pymes.