EFECOMBruselas

El comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, defendió hoy la utilidad del presupuesto de la Unión Europea (UE) para el periodo 2021-2027 como herramienta para ayudar a estabilizar la economía europea en el futuro, visto el empeoramiento de las perspectivas económicas.

"La situación económica empieza a parecer más sombría (...) Lo que estamos viendo en la escena mundial es que avanzamos hacia una nueva crisis", afirmó el comisario, al recordar las recientes rebajas de las previsiones de crecimiento en la UE para 2018-2020.

Oettinger, que pronunció el discurso de apertura en una conferencia sobre el marco financiero plurianual de la UE, señaló que también planean sobre la economía la posibilidad de un "brexit" sin acuerdo que causaría "un enorme daño" también a la UE y la situación presupuestaria en Italia.

Roma debe enviar su borrador de cuentas el lunes a Bruselas, que ya ha advertido de que a priori no cumple las normas, lo que a juicio de Oettinger "generará gran controversia y planteará cuestiones sobre si se respetan los criterios" de la unión económica.

Con este telón de fondo, el comisario consideró que "el próximo marco financiero plurianual podría ser un ancla de estabilidad" y "abrir perspectivas de futuro, crear confianza y dar a Europa cierta seguridad".

"Con inversiones y programas de apoyo puede lograrse mucho en caso de recesión", insistió Oettinger, quien consideró, además, que si los estados aprueban el nuevo marco financiero -lo que requiere unanimidad- esto "lanzaría una señal a los 500 millones de europeos y al mundo de que la UE todavía está unida y es capaz de actuar en tiempos difíciles".

En ese sentido, insistió en que demostrar esta "capacidad para actuar" es especialmente relevante en un momento en el que cada vez ganan más presencia en Europa el "populismo, el euroescepticismo y el neonacionalismo", y en el exterior hay "autócratas" a quienes no gusta el modelo de sociedad democrática de la UE, dijo.

Así, aseguró que las elecciones europeas de mayo de 2019 son "más importantes que ninguna del pasado", e instó a darles la misma importancia que a los comicios nacionales y a llamar a votar.

"Una vez que nuestros amigos británicos se vayan, en un mundo de nacionalismo y populismo, de economía más gris, sería estupendo que podamos acordar un presupuesto plurianual para dar perspectivas claras", sentenció el comisario, quien llamó a los estados a superar las diferencias para llegar a un acuerdo.

La Comisión Europea presentó en mayo su propuesta de marco financiero plurianual, que fija los techos de gasto en los ejercicios 2021-2027, e instó a los países a aprobarlo antes de las elecciones de 2019 para que pueda estar en marcha a tiempo.

Bruselas pide elevar el presupuesto hasta el 1,11 % de la renta nacional bruta (1,27 billones de euros) y plantea reducir un 5 % las ayudas a la agricultura y un 7 % las de cohesión, pero aumentar las destinadas a inmigración, seguridad, defensa y acción exterior.

En una rueda de prensa posterior, Oettinger consideró que es posible tener un acuerdo global para el marco financiero antes de las elecciones de mayo o, al menos, sobre los "pilares" del mismo, como los techos de gasto o estructura de las partidas.

Por otro lado, preguntado sobre el efecto que tendría un "brexit" sin acuerdo sobre el marco, se limitó a decir que el Reino Unido se ha comprometido a honrar sus compromisos financieros con la UE tanto en 2019 como en 2020, por lo que la negociación presupuestaria de esos dos ejercicios seguiría el procedimiento normal.

También indicó que si finalmente el Reino Unido permanece en la unión aduanera, lo haría con los "mismos derechos y obligaciones" que el resto, es decir, sin ninguna contribución adicional.

Ahora bien, señaló que en el "improbable" escenario de que el país al final no se vaya de la UE, se mantendría la propuesta de eliminar el rebate (descuento) que tiene ahora en su contribución al presupuesto.