EFEPamplona

El vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Íñigo Fernández de Mesa, ha considerado que los precios se estabilizarán en la segunda mitad del año ante al previsión de que los desequilibrios entre oferta y demanda se estabilicen esta primavera.

Fernández de Mesa, presidente también del Instituto de Estudios Económicos, ha hecho estas consideraciones durante una ponencia online organizada por Institución Futuro y la Confederación Empresarial Navarra (CEN) sobre la situación de la economía nacional y mundial.

Según ha señalado, “la mayor parte de los expertos” apuntan a que los desequilibrios existentes a nivel mundial entre la oferta y la demanda van a tener “carácter transitorio” y se espera que a partir de primavera “los estrangulamientos de oferta disminuyan y los precios tiendan a estabilizarse en la 2ª mitad del año”.

El experto ha defendido que en España “es muy importante que haya una contención salarial” para evitar efectos negativos en la inflación, que cerró 2021 en el 6,5 %, “muy por encima” de la media europea del 5 %.

Ha vaticinado que si se logra que no haya efectos de segunda ronda con incrementos salariales la inflación media del año que viene será del 2,3 y en diciembre del 0,5.

Ha considerado también que “tener una política fiscal prudente es importante” para que la deuda sea “sostenible” y el diferencial de la inflación “no sea tan elevado”.

En este sentido ha abogado por una “reforma" para “reequilibrar el déficit público” a través de “políticas de control del gasto” y eficiencia basadas en “dar los mismos servicios por menos” puesto que “en España somos de los países con mayor presión fiscal de Europa” y un ajuste vía impuestos provocaría “que la recuperación económica sea más débil”.

En referencia a la fiscalidad de Navarra, el experto ha referido que “es de las más competitivas” del país pero ha matizado que en España el único territorio situado mejor que la media europea es la Comunidad de Madrid y que “seguramente hay mucho que mejorar” en la Comunidad Foral.

Ha aclarado la recuperación de España es “de las más rezagadas de Europa” asegurando que “no vamos a recuperar el nivel de renta previo a la Covid hasta finales del 2023” y adelantando que desde el Instituto de Estudios Económicos prevén un crecimiento del 5 % para el 2022, dos puntos por debajo que el Gobierno.

Se ha mostrado preocupado por la afección que puede tener la retirada de estímulos prevista por parte del Banco Central Europeo, pues “actualmente nos está comprando todo el déficit” y “o el Gobierno lanza una política más ortodoxa, o vamos a tener un impacto importante en el precio de la deuda” al depender de inversores internacionales.

Además, no comparte el “triunfalismo” del Ejecutivo en empleo puesto que “sigue habiendo más de 100.000 personas en ERTE” y “casi 300.000 empleos son públicos”, por lo que, teniendo en cuenta solo a los trabajadores del sector privado, “todavía hay medio millón menos de gente trabajando” que antes de la Covid.

Junto a la Covid 19 y su nueva variante ómicron, ha señalado, la economía mundial se encuentra amenazada por una “tormenta perfecta” que está provocando un aumento en la inflación y de los precios.

Uno de los principales condicionantes, ha explicado, es el “desajuste entre oferta y demanda” debido a que confluyen países productores con grandes dificultades a causa del coronavirus con otros más desarrollados que han reactivado sus economías gracias al ahorro de las familias y “estímulos fiscales y monetarios sin precedentes”.

A esto se une que el aumento de demanda de las familias “se ha concentrado en bienes tecnológicos y equipamientos del hogar” dado que “no se podía consumir servicios” y que el stock existente se dirigió a países como China por su pronta recuperación.

Esta situación, ha indicado, viene además acompañada de un incremento en el precio los transportes, las materias primas y la energía así como retrasos en cadenas de producción que está generando una “presión en los precios”.

Debido a esto “se están revisando a la baja las previsiones de crecimiento” siendo los países emergentes y aquellos que no son productores de materias primas los que más están sufriendo", ha comentado.