EFEMadrid

La asamblea electoral de la patronal CEOE ha elegido hoy por aclamación al candidato único a presidir la organización, Antonio Garamendi, de quien se espera una trayectoria continuista en el diálogo social, más contundencia en el ámbito político y una mayor apuesta por la igualdad a nivel interno.

La asamblea electoral compuesta por más de 700 compromisarios han decidido hoy que no era necesario votar y han proclamado por aclamación a Garamendi, quinto presidente de la patronal en sustitución de Juan Rosell, que deja el cargo tras ocho años al frente.

El acto ha comenzado con un discurso de despedida del presidente saliente Rosell, quien ha lamentado haber sido víctima de ataques incluso por palabras que no había pronunciado, pese a haber intentado "ser prudente pero no rotundo" y "hablar en nombre de todos", para lo que "hay que extremar la prudencia".

Garamendi, que ha agradecido la labor de Rosell al frente de la patronal que "es su casa" y de haberle ofrecido su amistad "para siempre", ha mostrado en su discurso una respuesta más firme ante las reformas anunciadas de manera unilateral por el Gobierno.

Se ha referido en particular al incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) anunciado por el Gobierno "orillando" a los interlocutores sociales, y al de restringir los vehículos de combustibles fósiles en 2040, que afecta a 3 millones de empleos del sector del automóvil.

Durante su primer discurso como presidente de la patronal, Garamendi ha asegurado que va a incorporar a cinco empresarias al comité ejecutivo de la CEOE y que va a proponer a la junta directiva "ampliar" el número de vicepresidencias (actualmente cinco, todas ellas ocupadas por hombres) para "poder incorporar mujeres".

El objetivo es busca un "equilibrio de género" entre sus vicepresidencias para lo que, según fuentes patronales, nombrará a la presidenta de la patronal de las aseguradoras Unespa, Pilar González de Frutos.

También serán nombrados vicepresidentes, según las fuentes, el presidente de la patronal madrileña CEIM, Juan Pablo Lázaro y el de la catalana Foment del Trebal, Josep Sánchez Llibre.

A ellos se unirá el presidente de la Cepyme, cargo que quedará ahora vacante tras la elección de Garamendi y que será previsiblemente ocupado por Gerardo Cuervas, así como otra mujer, presidenta de alguna organización sectorial o provincial.

Asimismo ha apostado por impulsar el emprendimiento, con un mayor apoyo a las asociaciones de jóvenes empresarios, para que recorran España tratando de atraer nuevas vocaciones, y por la internacionaliación.

En respuesta a las acusaciones vertidas desde otros grupos de presión empresarial, como el Círculo de Empresarios o el Instituto de Empresa Familiar, Garamendi ha dejado claro que nosotros "representamos a los que pisan las alfombras rojas y a los que no, que son la mayoría".

"Y es que la CEOE representa a casi 3.000 organizaciones empresariales, a cientos de miles de empresas, grandes, medianas, pequeñas", ha dicho Garamendi, que pilotará una CEOE "inclusiva, en la que cabe todo el mundo".

Sentido de Estado, lealtad institucional, defensa de la corona y de "la España constitucional y moderna", han sido sus grandes premisas durante su discurso, que ha pronunciado en una sala rodeada por todas las banderas autonómicas constitucionales, además de la española, europea y la de la patronal.