EFEBerlín

La gran coalición de la canciller alemana, Angela Merkel, busca consensuar un plan de reactivación económica pospandemia, con un volumen de hasta 100.000 millones de euros, ante la perspectiva de una recesión histórica y de sacudidas en su hasta ahora sólido mercado laboral.

Las cúpulas de los tres partidos -la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD)- se reunieron al mediodía para una sesión que se prevé larga, según el historial de citas maratonianas en la "Groko" -como se apoda a la gran coalición-.

Fuentes socialdemócratas indicaron que no deben esperarse resultados hasta el miércoles y que todo apunta a que las discusiones seguirán tras el Consejo de Ministros de mañana, informan las televisiones públicas ARD y ZDF.

En medios alemanes se da por hecho que el presupuesto adicional de 156.000 millones de euros aprobado el pasado marzo, al inicio de la pandemia, podría no ser suficiente. Se baraja un nuevo paquete de volumen algo menor, que se situaría entre los 80.000 y los 100.000 millones de euros, según cifras de la ARD, primera cadena nacional.

Alemania renunció ya con ese primer paquete adicional al dogma del déficit cero que durante años marcó la línea presupuestaria de Berlín. La cuestión ahora es dónde y cómo actuar, en un año en que se prevé una contracción del producto interior bruto (PIB) del 6,3 %, según los últimos pronósticos gubernamentales.

La paralización parcial de la actividad industrial y comercial, durante semanas, ha hecho mella en el mercado laboral: unos 7,3 millones de empleados estaban en mayo en régimen de jornada reducida -"Kurzarbeit"-, fórmula creada para impedir despidos masivos. Son seis millones más que en ese mismo mes de 2009 -el año en que la crisis global provocó una contracción de 5,3 % del PIB alemán.

EMPEZAR POR LA FAMILIA O POR LA EMPRESA

Dentro de la "Groko" hay división de opiniones sobre cuáles deben ser las prioridades. El SPD del ministro de Finanzas, Olaf Schol, quiere poner el acento en las ayudas a la familia -para lo que se baraja un bono o ayuda adicional por hijo de 300 euros.

En el bloque conservador de la canciller se incide en el apoyo a la empresa, ya que sin ésta no se recuperará el empleo perdido. Se propone ahí desde el abaratamiento de la factura eléctrica, a nuevas posibilidades de desgravación para empresas con pérdidas a lo largo de sucesivos años fiscales.

Los 7,5 millones de personas en "Kurzarbeit" corresponden a las 750.000 empresas que solicitaron esta modalidad el pasado marzo. Entonces se contaba incluso con un volumen de 10 millones de afectados, lo que finalmente no ocurrió porque la reactivación de la vida económica ha sido relativamente rápida.

El impacto de la pandemia ha sido menor que en otros socios de la UE y eso ha favorecido el alivio progresivo de las restricciones. El número de contagios es alto -182.028, según cifras de Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia-, pero la sanidad pública no ha colapsado, el número de pacientes recuperados es 166.400 y el de víctimas mortales es moderado -8.522-.

MUNICIPIOS CASTIGADOS POR LA CAÍDA FISCAL

Scholz ve imprescindible compensar a los poderes municipales por la caída de recaudación fiscal sufrida en estos meses. Cuentan con el apoyo de parte de la CDU/CSU, como la delegación del "Land" de Renania del Norte-Westfalia (oeste), el más poblado de Alemania y con algunos de los municipios más endeudados del país.

La próspera Baviera (sur), el "Land" más afectado por la pandemia y territorio dominado por la CSU, empuja para que se implante una prima a la compra de automóviles. En ese estado federado tienen su sede algunos consorcios de la automoción -como BMW y Audi-.

La CSU puede contar ahí con el apoyo de los socialdemócratas de Baja Sajonia (centro), donde tiene su sede Wolfsburgo.

La CDU está en esa cuestión en un punto intermedio. Ve necesario apoyar a ese sector, puntal exportador y tradicional motor de la industria alemana. Pero quiere limitar el apoyo al fomento de la automoción eléctrica y autos híbridos, no a energías fósiles y menos aún a los motores diésel.