EFEMadrid

La compraventa de viviendas se desplomó en agosto un 21,1 % en tasa interanual, la mayor caída que registra este indicador desde febrero de 2014, y contabilizó 35.371 operaciones, la menor cifra desde diciembre de 2018, según los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El pasado mes de agosto la compraventa de viviendas cedió en todas las comunidades autónomas, algunas de ellas -como es el caso de Extremadura y Canarias- con descensos superiores al 40 %. De hecho, en todas salvo en Galicia, donde disminuyeron un 8,6 %, las compraventas tuvieron caídas de doble dígito.

Los expertos señalan que factores como la ralentización económica, la parálisis política, los efectos de la nueva ley hipotecaria o el próximo "brexit" están afectando de manera clara al sector, que necesita de estabilidad para afrontar los retos que tiene por delante.

Con este nuevo descenso, el cuarto no consecutivo en lo que va de año, la compraventa de viviendas se anota una caída del 2,2 % desde que arrancó 2019. Además, con respecto al mes anterior, julio, las transacciones de vivienda acentuaron su caída hasta el 26,1 %.

Con todo ello, la compraventa de viviendas vuelve en agosto a tasas negativas tras haber repuntado en julio un 3,8 %, y se une así al descenso del 9 % registrado en junio, al 3,1 % de abril y al 0,2 % de enero.

Atendiendo a la antigüedad del inmueble, más del 80 % de las viviendas que se transmitieron en agosto, 28.945 fueron usadas, el 21,1 % menos que un año antes y su mayor descenso en siete años y medio (desde febrero de 2012).

La compraventa de viviendas nuevas también se hundió un 21 %, su mayor caída desde abril de 2017, y contabilizó 6.426 operaciones.

Del total de operaciones, solo el 8,6 % de las compraventas de vivienda fueron protegidas, lo que equivale a 3.042, la menor cifra desde diciembre de 2016.

Por comunidades autónomas, nueve de ellas protagonizaron caídas superiores a la media nacional. Además de Extremadura y Canarias, donde las compraventas se desplomaron un 42,7 % y un 41,2 %, respectivamente, Navarra registró un descenso cercano al 40 % (39,4 %).

Además, fueron notables los recortes registrados en el País Vasco (29,1 %); Cantabria (27,1 %); Aragón (26,4 %); Castilla-La Mancha (25,9 %); Asturias (25,8 %) y la Comunidad de Madrid (22,4 %).

En ocho comunidades los descensos fueron inferiores a la media: Andalucía (19,9 %); La Rioja (18,8 %); Baleares (18,1 %); Comunidad Valenciana (17,8 %); Murcia (16,7 %); Cataluña (14,9 %); Castilla y León (13,7 %) y Galicia (8,9 %).

Andalucía sigue siendo la comunidad en la que se contabilizan más transacciones de vivienda con 7.278. A continuación se sitúa Cataluña, con 5.921; la Comunidad Valenciana, con 5.365; y Madrid, con 4.899.

En este contexto, la directora de Estudios de Fotocasa, Beatriz Toribio, ha explicado que la caída registrada en agosto se debe al efecto estacional propio de los meses de verano, a la normalización del mercado, a los efectos de la nueva ley hipotecaria que entró en vigor el pasado mes de junio, y a la desaceleración macroeconómica.

Todos estos factores harán que en los próximos meses se sigan registrando datos negativos aunque el mercado siga creciendo a un ritmo inferior a como lo hacía en los últimos años.

De hecho, Fotocasa confía en que 2019 cierre en niveles de actividad similares a los de 2018.

En la misma línea se ha pronunciado el jefe de estudios de Idealista, Fernando Encinar, que considera probable que los datos de los próximos dos meses se sigan viendo afectados por la ley hipotecaria, aunque la estadística volverá a la normalidad pasado ese tiempo.

Además, ha reconocido que la incertidumbre política también ha paralizado muchas operaciones de inversión, tanto de grandes como de pequeños inversores.

El director de Estudios de Pisos.com, Ferran Font, ha indicado que con la bajada de las compraventas en agosto se cierra un verano complicado después del bache de junio causado por la ley hipotecaria, lo que instala esta estadística en la imprevisibilidad.