EFEMadrid

La compraventa de casas sumó entre enero y junio 263.557 operaciones, cifra muy similar a la registrada en los seis primeros meses de 2018, con lo que este indicador registró su peor primer semestre desde 2014 y lo hizo lastrado por los cambios en la ley hipotecaria y la incertidumbre política.

En junio, la compraventa de viviendas cayó el 9 % respecto al mismo mes de 2018 y el 13,9 % respecto a mayo, según la estadística del INE, que al estar elaborada con datos de los registradores refleja operaciones cerradas ante notario meses antes.

Ese mes, la comercialización de viviendas nuevas descendió el 7,8 %, hasta las 7.205 operaciones y el mercado de segunda mano retrocedió el 9,2 %, hasta 33.756 transacciones, rompiendo así una racha de 14 meses consecutivos en positivo.

En el acumulado desde enero, la venta de casas de obra nueva creció el 7,4 %, mientras que las transacciones sobre vivienda usada descendieron el 1,6 %.

Se trata del primer semestre en el que este indicador del mercado inmobiliario no crece desde 2014, cuando bajó el 5,4 %, para encadenar posteriormente cuatro años de subidas.

De vuelta a junio, el mercado de vivienda libre cayó el 8,5 % y sumó 47.236 operaciones, y el de protección oficial bajó el 13,6 %, con 3.725 transacciones de compraventa. En el primer semestre, el mercado libre se contrajo el 0,3 % y el protegido creció el 2,7 %.

Por comunidades autónomas, la compraventa de viviendas subió en junio sólo en Castilla-La Mancha (9,2 %), Murcia (7,2 %), Galicia (4,5 %) y Extremadura (3,4 %).

El lado de los descensos lo encabezaron Canarias (22,5 %) y Baleares (17,4 %), dos de las autonomías en las que más casas compran los extranjeros.

Para el jefe de Estudios de Idealista, Fernando Encinar, los datos del INE muestran una desaceleración en el mercado inmobiliario que se está viendo afectado por la entrada en vigor de ley hipotecaria en junio y la incertidumbre política.

El cambio en la normativa sobre hipotecas hizo que muchas operaciones se retrasaran para adaptarse a las exigencias establecidas en la nueva regulación y que otras muchas se adelantaran, precisamente, para esquivarlas.

"Por otra parte, se nota el parón de muchos inversores que han decidido quedarse en compás de espera mientras se aclara el panorama político. La incertidumbre del último año no ha sido el escenario más propicio para el mercado inmobiliario y los resultados electorales de abril y que desde entonces no haya Gobierno ha provocado la pérdida de todo lo ganado desde enero", ha subrayado.

De la composición del nuevo Ejecutivo (y de la deriva política que tenga en relación con el sector inmobiliario) dependerá que se siga recibiendo o no inversión "y que el número de compraventas vuelva a la senda del crecimiento”, ha advertido Encinar.

La directora de Estudios de Fotocasa, Beatriz Toribio, señala que los datos reflejan la tendencia a la normalización que está viviendo el mercado, "que sigue avanzando en su recuperación pero a un ritmo algo más moderado a como lo hacía hace un año”.

“Los diferentes índices que miden la salud del sector muestran cierta moderación de la actividad como consecuencia de un contexto económico menos favorable y del proceso de estabilización hacia el que tiende el mercado”, según la directiva de Fotocasa.

La estadística del INE reflejará en los próximos meses los efectos de la aplicación de la nueva ley hipotecaria, que ha retrasado operaciones de compraventa que estaban en marcha por complejidades en la constitución de las hipotecas, aunque todo apunta a que será un "efecto puntual" y el sector continuará avanzando, ha señalado.