EFETokio

La confianza en la evolución de la economía japonesa volvió a empeorar en junio respecto a marzo, lo que supone su sexto descenso trimestral consecutivo y sitúa al indicador su nivel más bajo desde junio de 2009, según informó hoy el Banco de Japón (BoJ).

El informe de coyuntura económica trimestral del banco central japonés, conocido como Tankan, muestra que el índice de confianza entre las grandes empresas llegó en marzo a 34 puntos negativos tras situarse en -8 tres meses antes.

Esta nueva y pronunciada caída del indicador se atribuye a la inquietud por el profundo impacto de la pandemia de COVID-19 en la economía global, y en concreto por sus efectos sobre la cadena de producción y la demanda para la industria nacional.

La evolución del indicador es peor de lo vaticinado por los analistas, al igual que la del índice de confianza entre las grandes empresas del sector no manufacturero, que retrocedió 9 puntos hasta los -17.

El Tankan mide el porcentaje de compañías que creen que las condiciones de negocio son favorables, menos las que piensan lo contrario, y está considerado como un importante anticipo sobre el crecimiento económico de Japón.

El sector privado de la tercera economía mundial se ha visto golpeado desde comienzos de año por la pandemia de COVID-19, que además de deteriorar la coyuntura global ha causado una contracción de la demanda doméstica, principal pilar del producto interior bruto nipón.

Ante esta situación, el Banco de Japón ha puesto en marcha una serie de medidas de apoyo a las empresas, entre ellas un plan de préstamos y otras líneas de liquidez por un volumen total de 110 billones de yenes (905.000 millones de euros/ 1,01 billones de dólares).