EFEAlicante

La Costa Blanca se ha reivindicado hoy como un destino turístico "seguro" desde el punto de vista sanitario en tiempos de la pandemia de la covid-19 y ha pedido al Gobierno central para que establezca una política que identifique los puntos donde los visitantes puedan viajar con plena seguridad.

Así lo ha trasladado el presidente de la Diputación y del Patronato de Turismo Costa Blanca, Carlos Mazón, en el encuentro informativo "Turismo en tiempos de pandemia", organizado por À Punt y la Agencia EFE en el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ), de la Diputación Provincial.

Mazón ha propuesto una política turística de "semáforos" que identifique los diferentes destinos de España con los colores rojo, intermitente y verde para que los visitantes conozcan los lugares "seguros y preparados".

Unos días del "error" de cancelar el programa del Imserso, Mazón ha explicado que este modelo de colores es estudiado por la UE y facilita que no se tenga "todo el territorio nacional con un semáforo en rojo".

El responsable autonómico de Turismo, Francesc Colomer, ha sido otro de los participantes, junto al alcalde, Luis Barcala, y a su concejal de Turismo, María del Carmen Sánchez, y ha señalado que el sector necesita acelerar la readaptación del turismo, incorporar la seguridad en todos sus conceptos y "programar el final de la excesiva dependencia de la turoperación".

Todas estas medidas son fundamentales para que el sector turístico valenciano "no salga tocado reputacionalmente de esta crisis".

Moderada por el delegado de EFE en la Comunitat, Adolfo Ibarra, y la delegada de À Punt en Alicante, Gala Navarro, una mesa de expertos ha estado formada por el director ejecutivo del Patronato de Turismo Costa Blanca, José Mancebo, la presidenta de la Asociación Provincial de Hoteles (APHA), Victoria Puche, la investigadora de la Universidad de Alicante Raquel Huete, y la presidenta de la Asociación Provincial de Hosteleros (APEHA), María del Mar Valera.

Mancebo ha relatado que el visitante extranjero aprecia el destino español porque, entre otras características, se siente seguro en los desplazamientos para disfrutar de una oferta combinada de playa con la visita de una bodega o de un pueblo de interior.

"Otros pueden ofrecer el destino burbuja, en un resort, donde entras con un PCR y le piden que se quede, pero ese no es nuestro modelo, que consiste en un ecosistema" con multitud de oferta durante los doce meses del año que da actividad a multitud de sectores productivos.

Ha apuntado que el sector turístico ha creado protocolos eficientes contra el coronavirus, como se reflejó en el caso de las playas, por lo que ha pedido huir de la falsa disyuntiva de elegir entre el virus o el turismo mediante soluciones que requieren "mucha imaginación, cautela y negociación".

La investigadora del Instituto Turístico de la Universidad de Alicante (UA) Raquel Huete ha resaltado que durante la pandemia "no se ha contagiado nadie en un hotel de la Comunitat Valenciana", donde se siguen estrictos protocolos sanitarios y se han sabido reinventar para adaptarse a los requerimientos de la covid-19.

Ha apostado por trabajar con nuevos productos específicos relacionados con la Navidad, donde Alicante "es la provincia donde nacen las ilusiones" por productos tan apreciados como el turrón y la producción de juguetes.

La presidenta de la Asociación Provincial de Hoteles y Apartamentos Turísticos de Alicante (APHA), Victoria Puche, ha coincidido en la necesidad de reforzar el mensaje de seguridad de los destinos españoles y, al mismo tiempo, ha pedido a las administraciones "balones de oxígeno" al sector en forma de prórrogas de los ERTE "en las mismas condiciones" y extender los préstamos ICO durante dos años más.

La presidenta de los hosteleros, María del Mar Valera, ha pedido a las autoridades que les llamen e incorporen las propuestas del sector porque a menudo se sienten olvidados.