EFEMadrid

La crisis económica ha impulsado la venta de bicicletas en España -que creció un 5,2 % en 2014, hasta 1,1 millones de unidades-, ya que se trata de una de las opciones más asequibles para hacer deporte y para desplazarse por la ciudad.

Ésta es una de las conclusiones que se desprende de un estudio elaborado por la Asociación de Marcas del Sector del Ciclismo (AMBE) y patrocinado por Cetelem España.

Las empresas dedicadas a la fabricación de bicicletas facturaron 879,8 millones de euros el año pasado y dieron empleo a casi 16.714 trabajadores.

"Durante estos años de crisis hemos notado que han seguido creciendo las ventas. Mucha gente se ha pasado al ciclismo como hábito deportivo o de ocio porque, una vez que tienes la bicicleta, no hace falta volver a pagar nada más", ha explicado a EFE el director general de AMBE, Carlos Núñez.

El 48 % de las bicicletas vendidas el año pasado eran de montaña; el 36,43 %, para niños; el 8,78 %, de ciudad; el 5,20 %, de carretera, y el 1,62 %, eléctricas.

Las bicicletas eléctricas registraron un crecimiento del 76,2 % el pasado año, si bien parten de cifras muy bajas y sólo alcanzaron las 17.655 unidades vendidas.

"La bicicleta eléctrica ha aumentado mucho porque es una muy buena alternativa al coche para desplazarse y es mucho más barato", ha añadido Carlos Núñez.

El estudio revela que el consumo de productos de ciclismo creció un 6,61% en 2014, un punto y medio más que las ventas del resto de disciplinas deportivas.

El número de empresas que operan en el sector de la bicicleta en España ha aumentado un 15 % en los últimos cinco años hasta llegar a las 304. La mayoría de ellas se ubican en Cataluña (45 %), Madrid (21 %) y País Vasco (14 %).

El pasado año, estas empresas facturaron 879,8 millones de euros, un 8,08 % más que en 2013.

Actualmente, el sector de la bicicleta en España emplea a 16.714 trabajadores. En 2014, el sector incorporó a 2.004 personas.

Las tiendas de bicicletas son las que mayor progresión obtuvieron, con 1.380 empleos nuevos.

El aumento de la importación de bicicletas es otro dato a tener en cuenta, según la patronal, que apunta a que España se ha especializado en el diseño y la calidad, mientras que hay una tendencia a producir y ensamblar en Portugal y en algunas fábricas de Asia.

AMBE alerta de la reciente subida de precios de las marcas proveedoras (15 %) por la fluctuación euro/dólar, que podría afectar a las ventas del sector.

No obstante, la asociación considera que la tendencia alcista seguirá en los próximos años.

"La gente se está dando cuenta de que para desplazamientos cortos es una tontería coger el coche. Las ciudades están haciendo esfuerzos para adaptarse a los ciclistas. Además, es tendencia en Europa y en España aún estamos a años luz", subraya Carlos Núñez.