EFEMadrid

La deuda pública restó entre julio y septiembre 3.595 millones de euros y bajó a 1.207.755 millones, equivalentes al 97,8 % del PIB, 1,1 puntos menos que en el trimestre precedente, de acuerdo a los datos publicados este viernes por el Banco de España.

En comparación con el mismo periodo de 2018, la deuda pública ha sumado 30.006 millones, aunque en términos del producto interior bruto (PIB) también ha bajado 1,1 puntos respecto al 98,9 % en el que se situaba un año antes.

La senda descendente de la deuda evoluciona lentamente, ya que desde el máximo alcanzado en el primer trimestre de 2015 en el 100,9 % del PIB apenas ha bajado 3,1 puntos en menos de cuatro años.

El Gobierno mantiene su objetivo de reducirla al 95,9 % del PIB al cierre de este año, tal y como manifestaba el Ministerio de Economía en un comunicado hace un mes, cuando se adelantó el dato hasta septiembre.

Desde el ministerio siempre se recuerda que la evolución de la deuda es volátil porque está muy condicionada por la concentración de emisiones en los primeros meses del año y de los vencimientos en enero, abril, julio, octubre y, por primera vez este año, en noviembre.

De la evolución de la deuda entre julio y septiembre cabe destacar que todas las Administraciones redujeron su endeudamiento, salvo las de la Seguridad Social, que marcaron un nuevo récord en 52.445 millones, equivalentes al 4,2 % del PIB.

El mayor peso de la deuda recae sobre la Administración Central, que la recortó en 1.710 millones, hasta 1.074.160 millones, equivalentes al 87 % del PIB.

Las comunidades autónomas disminuyeron su endeudamiento en 2.555 millones de euros, hasta 298.077 millones, iguales al 24,1 % del PIB, en tanto que las corporaciones locales redujeron la suya en 989 millones, hasta 25.244 millones, que equivalen al 2 % del PIB.

Las cantidades de las diferentes Administraciones suman más que el endeudamiento total porque hay 242.171 millones contabilizados en más de una administración, como ocurre con parte de la deuda autonómica que también está contabilizada por el Estado, que antes se ha endeudado para poder prestar ese dinero a las autonomías.

Doce comunidades autónomas redujeron su deuda entre julio y septiembre, mientras que cinco la aumentaron.

Las más endeudadas en términos absolutos la rebajaron: Cataluña a 78.600 millones, la Comunidad Valenciana a 47.877 millones, Andalucía a 35.770 millones y Madrid a 33.692 millones.

En términos relativos se mantiene a la cabeza la Comunidad Valenciana, con un nivel de deuda del 41,8 % de su PIB, seguida por Castilla-La Mancha (35,2 % de su PIB) y Cataluña (33,3 % de su PIB).

Dentro de las corporaciones locales destaca la reducción del endeudamiento en 627 millones de diputaciones, consejos y cabildos insulares, mientras que ayuntamientos, mancomunidades y agrupaciones inframunicipales recortaron la suya en 351 millones.

La deuda de los ayuntamientos con más de 300.000 habitantes bajó ligeramente, sobre todo en el de Madrid, donde se redujo de 2.689 a 2.631 millones.

Madrid es el ayuntamiento de más de 300.000 habitantes que acumula la mayor deuda, aunque ya está lejos del récord de 7.733 millones alcanzado en 2012.

Le siguen Zaragoza y Barcelona, que en el tercer trimestres han recortados sus respectivas deudas de 830 a 825 millones y de 800 a 794 millones.