EFEMadrid

La escalada de los precios de la electricidad ha impulsado la inflación hasta el 4 % interanual en septiembre, siete décimas más que en agosto y la tasa más alta desde septiembre de 2008.

Las razones que explican este avance son, principalmente, el encarecimiento de la electricidad, más intenso que en septiembre de 2020, así como la evolución de los paquetes turísticos, que bajaron menos este año que el pasado, y de los carburantes de automoción, que subieron cuando el año pasado se abarataban.

El avance del índice de precios de consumo (IPC) publicado este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE) apunta a una aceleración de la subida de precios en septiembre que, de confirmarse el próximo 14 de octubre, supondría el séptimo mes consecutivo al alza.

Tras un 2020 en que el IPC permaneció casi todos los meses en negativo lastrado por la pandemia, los precios han repuntado con fuerza desde marzo de 2021, con avances cada vez más intensos: 1,3 % en marzo, 2,2 % en abril, 2,7 % en mayo, 2,7 % en junio, 2,9 % en julio, 3,3 % en agosto y, de acuerdo al avance, 4 % en septiembre.

Detrás de este repunte hay varios factores, entre ellos la recuperación económica, que impulsa los precios; el llamado efecto escalón, ya que el IPC se compara con un 2020 en que los precios permanecían hundidos, y la evolución de la energía.

En los últimos meses, la electricidad ha marcado sucesivos máximos históricos impulsada, a su vez, por la propia demanda, el encarecimiento del gas y los mayores precios de los derechos de emisión de dióxido de carbono.

De hecho, la inflación subyacente -que no tiene en cuenta los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados por ser los más volátiles- se situó en el 1 % en septiembre, tres décimas por encima de la de agosto y tres puntos por debajo del IPC general, lo que supone la mayor diferencia entre ambas tasas desde el inicio de la serie en 1986.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha confiado en que la inflación se moderará "próximamente" y se volverá a la estabilidad de precios, ya que la volatilidad está relacionada con los mercados energéticos.

Sin embargo, el profesor del IEB Javier Santacruz considera "preocupantes" los datos de septiembre, ya que la escasez de determinados componentes en los mercados globales podría llevar a una prolongación de la "escalada inflacionista" que repercutiera en precios de consumo, el gasto público en pensiones e incluso un repunte de los salarios.

También el profesor del departamento de Economía y Finanzas de Esade Pedro Aznar advierte sobre el riesgo de efectos de segunda ronda, es decir, que el encarecimiento de la energía acabe elevando los precios de otros productos y "generando una espiral inflacionista que no es positiva".

En términos mensuales, los precios crecieron un 0,8 % en septiembre con respecto a agosto y sumaron su segundo mes consecutivo al alza.

El índice de precios de consumo armonizado (IPCA), que mide la evolución de los precios con el mismo método en toda la zona euro, se situó en el 4 % interanual, siete décimas por encima del de agosto, y en el 1,1 % mensual.