EFEEstrasburgo (Francia)

El Parlamento Europeo (PE) aprobó hoy un nuevo acuerdo pesquero entre la Unión Europea y Marruecos, que incluye las aguas adyacentes al Sáhara Occidental y beneficiará a unos noventa buques españoles.

La Eurocámara dio el visto bueno al pacto con 415 votos a favor, 189 en contra y 49 abstenciones.

El PE descartó hoy consultar al Tribunal de Justicia de la UE sobre la legalidad del pacto, como pedía una resolución presentada antes de la votación por el eurodiputado español de EQUO Florent Marcellesi que fue rechazada por 410 votos en contra, frente a 189 a favor y 36 abstenciones.

El acuerdo de colaboración de pesca establece las condiciones legales, medioambientales, económicas y sociales para el acceso de los barcos europeos a las aguas marroquíes, así como exigencias para garantizar una pesca sostenible.

El anterior protocolo de pesca, de una duración de cuatro años, expiró el pasado 14 de julio y obligó entonces a los barcos europeos a abandonar el caladero marroquí.

Según una evaluación incluida en el texto, el acuerdo beneficiará a unas 140 empresas procesadoras de productos pesqueros que emplean a unas 90.000 personas de manera directa o indirecta.

El protocolo recuerda que el Servicio Europeo de Acción Exterior y la Comisión Europea llevaron a cabo un proceso de consultas con la población de Sáhara Occidental en la que la mayoría de los entrevistados defendieron el acuerdo.

Sin embargo, no quiso participar en la consulta el Frente Polisario.

El texto deja claro que no prejuzga "el resultado del proceso político sobre el estatus final del Sáhara Occidental", y declara su apoyo a los esfuerzos de la ONU para alcanzar una solución política que permita la autodeterminación de la población saharaui.

"El Parlamento Europeo ha aprobado un acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos contrario al derecho europeo e internacional. A partir de ahora, los consumidores no podrán saber si el pescado procedente de Marruecos procede en realidad del territorio saharaui ocupado ilegalmente", denunció en un comunicado el grupo de los Verdes europeos.

Por su parte, Podemos rechazó el pacto por considerarlo ilegal según lo establecido en las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE y las recomendaciones de Naciones Unidas.

"El Sáhara Occidental no es marroquí y ni Rabat ni Bruselas tienen legitimidad para negociar nada que afecte a este territorio ni a sus aguas territoriales", criticó el eurodiputado de Podemos Miguel Urbán.

Un total de 128 barcos comunitarios, entre los cuales hay 92 españoles, podrán faenar en los próximos cuatro años en las aguas de Marruecos.

El valor total de las oportunidades pesqueras, fijado en un protocolo anexo al acuerdo, asciende a 153,6 millones de euros para cuatro años (48,1 millones para el primer año, 50,4 millones para el segundo y 55,1 millones para los dos últimos).

Para vigilar la aplicación del acuerdo se creará una comisión conjunta UE-Marruecos, que podrá modificar el protocolo.

El acuerdo rubricado, fruto de meses de negociaciones difíciles celebradas entre Rabat y Bruselas, prevé además un aumento en el número de los marinos marroquíes que serán contratados a bordo de la flota europea.

El tratado podrá aplicarse de manera provisional a partir de la fecha de la firma autorizada por el Consejo de Ministros de la UE.

El acuerdo estará en vigor por un periodo indefinido, pero el protocolo anexo, en el que se detallan las oportunidades de pesca, tiene una validez de cuatro años.