EFEMadrid

La Fiscalía Anticorrupción solicita 18 años de cárcel para el fundador de la empresa de redes wifi Gowex, Jenaro García, por presuntos delitos de falsedad en documento mercantil, fraude de inversores, apropiación indebida, fraude a los presupuestos de la Unión Europea y uso de información relevante.

En el escrito conocido este viernes, el Ministerio Público reclama la misma pena para la mujer de García y consejera de Gowex, Florencia Maté, así como 17 años y medio de cárcel para el secretario del consejo de administración, Francisco Manuel Martínez, y pide que hagan frente, en conjunto, a indemnizaciones que superan los 20 millones de euros.

El pasado 13 de agosto, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz propuso juzgar a García, Maté, Martínez y a otras dos personas, al apreciar indicios de presunta estafa y falsedad contable, y sendos delitos relativos al mercado y los consumidores y de uso de información relevante.

Iniciada en 2014, durante la instrucción de la causa el fundador y expresidente de la compañía, que proveía servicios al Ayuntamiento de Madrid y otras 64 ciudades, entre ellas Nueva York, París, Dublín o Dubái, reconoció haber falseado las cuentas de Gowex en la última década y simular facturaciones con empresas creadas para ello, gestionadas con testaferros desde 2004.

Según Anticorrupción, que reconoce la confesión como atenuante, los tres principales acusados "idearon y llevaron a efecto la creación de una estructura para Let's Gowex y Gowex Wireless basada en aparentar la bondad y credibilidad del proyecto empresarial, sustentado en una cifra de negocio que no correspondía a la realidad".

Para ello, "simularon" un flujo de operaciones comerciales "inexistentes" mediante la elaboración de contratos y contabilización de facturas ficticias que no obedecían a prestaciones de servicios ni a finalidad comercial, a través de sociedades sin realidad económica.

Algunas de estas compañías fueron adquiridas a Ramón Cerdá, condenado en 2017 por la Audiencia Nacional a 27 años de prisión como culpable de dos casos de fraude fiscal.

Las compras y ventas de estos servicios simulados, prosigue la Fiscalía, "sirvieron para alterar la contabilidad" y aumentar de forma progresiva la cifra de negocio, estrategia con la cual García, Maté y Martínez "sustentaron" la salida a Bolsa de Gowex en el verano de 2010, así como las posteriores ampliaciones de capital.

A pesar de "no tener beneficios" en 2010, 2011 y 2012, la empresa "acordó y llevó a efecto" el reparto de tres millones de euros en concepto de dividendos entre sus accionistas, "consciente del perjuicio económico que se irrogaba a la sociedad".

Pero también del beneficio ilícito que les reportaba tanto al creador de Gowex como a su esposa, titulares de más del 50 % de las acciones.

El Ministerio Fiscal atribuye además un delito de fraude en los presupuestos de la Unión Europea al valorar que la empresa había recibido un préstamo de 1,2 millones de euros en el que también participaba el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

En esta trama, Anticorrupción incluye como responsables civiles subsidiarios a 41 sociedades, y a otras cuatro como partícipes a título lucrativo.

Además, pide imponer a Jenaro García una multa de 10,2 millones de euros, el mismo importe que a Florencia Maté, en tanto que para Martínez la reduce a 4,25 millones.

Para el empresario Ignacio Navarro, administrador de sociedades que habrían facturado de forma ficticia a Gowex, que está acusado de falsedad en documento mercantil y delito societario continuado, la multa es de 30.000 euros.

La Fiscalía pide para él un año y diez meses de prisión, en tanto que para Let's Gowex reclama una multa de 230.000 euros, y para Gowex, otra de 150.000.

La empresa de redes wifi alcanzó tanta notoriedad que llegó a ser "la joya" del Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde su valor llegó a multiplicarse por cinco desde 2010, cuando comenzó a cotizar, y que tuvo siempre en mente saltar al mercado continuo; su periplo en Bolsa acabó en junio de 2018 al quedar excluida definitivamente del parqué.

Esa "burbuja" se pinchó durante el verano de 2014, cuando la firma Gotham City Research LLC emitió un informe en el que valoraba en cero los títulos de la compañía al considerar que el 90 % de sus ingresos no existían.