EFEMadrid

Los cinco grandes bancos españoles inician el próximo martes la ronda de presentación de sus resultados, que recogerán, según las previsiones de los analistas, un recorte del 8,7 % en sus beneficios del primer semestre y quedarán en torno a los 7.600 millones de euros.

Las cuentas de estas entidades -Santander, BBVA, Caixabank, Bankia y Sabadell- seguirán reflejando la caída de ingresos por los bajos tipos de interés, aunque su evolución interanual será muy desigual, según se desprende de las estimaciones de los analistas consultados.

El Banco Santander será el primero en publicar sus cifras de la primera mitad de 2019, el 23 de julio, con un beneficio de unos 3.760 millones de euros, que permanecerá casi "congelado", ya que apenas supondrá un 0,2 % más que el logrado en el mismo periodo de 2018.

La entidad que preside Ana Botín acaba de terminar la integración tecnológica de las casi 1.600 oficinas que tenía el Banco Popular en España, con lo que desaparece la marca casi centenaria desde el punto de vista comercial tras la desaparición jurídica de la entidad en septiembre de 2018.

Tres días después será el turno de CaixaBank y Sabadell, la primera con un recorte que podría superar el 60 % en sus beneficios, muy lastrados por las pérdidas que los analistas calculan que sufrirá en el segundo trimestre por el elevado coste del ERE que tiene en vigor y que supondrá la salida de unos 2.000 empleados.

El Sabadell, por el contrario, comunicará un beneficio neto de unos 540 millones, más de cuatro veces superior a los 120 millones ganados un año antes, cuando tuvo que dotar cuantiosas provisiones para librarse de sus activos inmobiliarios y afrontar los costes de la migración tecnológica de su filial británica TSB.

El lunes, 29, será Bankia la que desvele sus ganancias, que caerán en torno al 21 % y quedarán en poco más de 400 millones de euros, en tanto que BBVA lo hará dos días más tarde, el 31 de julio, con un beneficio neto de casi 2.400 millones, que habrá empeorado en casi un 10 % en comparación interanual.

Los inversores vigilarán las cuentas con atención, después de que el sector bancario se haya llevado varios varapalos en Bolsa en las últimas semanas tras las recomendaciones negativas de bancos de inversión como Barclays, Deutsche Bank y UBS.

En lo que va de año, a excepción de Santander y BBVA, que suben más del 5 % favorecidos por su diversificación geográfica y su tamaño, la banca cotizada registra pérdidas bursátiles: CaixaBank baja un 17 %, Bankia, un 15 %, y Sabadell, un 6 %.