EFEMadrid

El incremento del precio de los carburantes, menor que el de hace un año, ha sido el principal componente que ha moderado la inflación interanual en octubre, hasta el 1,6 %, situándola dos décimas por debajo de la de septiembre.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado hoy el dato del índice de precios de consumo (IPC) avanzado hace quince días, que refleja una línea más moderada que a comienzos de año, cuando la inflación se disparó al 3 % interanual.

Sin embargo, las previsiones del Gobierno pasan por una aún mayor moderación en los próximos dos meses, para cerrar el año en el 1 %, convergiendo así con la inflación subyacente (que excluye la energía y los alimentos frescos) y que en octubre se moderó tres décimas hasta el 0,9 %.

Así lo ha explicado hoy la secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, quien ha añadido que la inflación media se situará por debajo del 2 % en 2017.

Volviendo a los datos interanuales de octubre, la moderación de la inflación respondió a un menor encarecimiento del transporte (hasta el 2,2 %), como consecuencia de que los precios de los carburantes suben menos que el año pasado, a lo que se suma una bajada del transporte aéreo y de los automóviles.

También influyó en la moderación del IPC el menor encarecimiento del vestido y calzado, con una subida interanual del 0,5 % (una décima inferior a la de septiembre) por la menor alza de los precios de las prendas de vestir.

Asimismo, el inferior crecimiento del precio de la vivienda se reflejó en la inflación, con un aumento del 2,2 % (siete décimas menos) por el abaratamiento del gas y el menor encarecimiento de la electricidad.

El ocio y la cultura influyeron también en la menor inflación de octubre, ya que sus precios crecieron el 1,5 % (tres décimas menos) por el abaratamiento de los paquetes turísticos.

Por el contrario, al alza de los precios tiraron los alimentos y bebidas no alcohólicas, con un aumento del 2,3 % (más de un punto por encima de la tasa de septiembre), por la subida de las frutas frente a la estabilidad del año pasado.

En tasa mensual, los precios crecieron el 0,9 % en octubre, debido a la subida del vestido y calzado, por el encarecimiento habitual del inicio de la temporada de invierno, así como los alimentos y bebidas no alcohólicas, por la subida de las frutas y, en menos medida, de las legumbres y hortalizas.

También impulsó los precios en tasa mensual la vivienda, por el encarecimiento de la electricidad.

Tiraron a la baja de los precios el ocio y la cultura, por el descenso de los paquetes turísticos, y los hoteles, cafés y restaurantes, por la caída de los servicios de alojamiento.

Por comunidades autónomas, la tasa anual del IPC sólo se mantuvo en Canarias y Navarra, mientras que disminuyó en el resto, pero con mayor fuerza en Asturias, Baleares, Cantabria, Galicia, Madrid y País Vasco, con descensos de tres décimas en todas ellas.

Así los datos, los sindicatos han considerado urgente que se eleven salarios y pensiones, porque la inflación registrada en lo que va de año supone una pérdida de poder adquisitivo, por lo que, según UGT, "ya no hay excusas".

CCOO, además, ha destacado que esta fuerte pérdida de poder de compra contrasta con el crecimiento de los dividendos empresariales, que han recuperado ya los niveles precrisis.

Por su parte, la patronal coincide con el Gobierno en su previsión de que la inflación cierre el año en el entorno del 1 %, por lo que considera necesario que la moderación salarial continúe para que la recuperación se consolide, se incremente la competitividad y se siga creando empleo.